Cuando en la IIGM Japón lanzó sobre varias poblaciones de EEUU letales globos bombas

Media docena es el número de personas civiles que, durante la Segunda Guerra Mundial, fallecieron en territorio estadounidense del continente americano. Una de ellas fue una joven mujer de 26 años, llamada Elsie Winters Mitchell, que estaba embarazada de su primer hijo y las otras cinco víctimas mortales eran cinco niños y niñas de edades comprendidas entre los 11 y 14 años.

A la izquierda, placa conmemorativa en memoria de Elsie Winters Mitchell y los cinco pequeños muertos, a la derecha, uno de los globos bomba lanzado por la aviación japonesa en 1945 (imágenes vía Flickr – Wikimedia commons)

Tuvo lugar el sábado 5 de mayo de 1945 a las afuera de la población de Lakeview (Oregón). Ese día Elsie junto a su marido, el reverendo Archie Emerson Mitchell (un año mayor que ella), decidieron organizar un picnic en el campo junto a cinco pequeños que pertenecían a la congregación protestante de la que el esposo era el responsable en el pequeño y cercano pueblo de Bly.

[Te puede interesar leer: Los inmigrantes japoneses en Brasil que asesinaban a sus propios compatriotas]

Todo el grupo se trasladó en el automóvil del religioso a la montaña Gearhart y, tras pasar una mañana de juegos y diversión, el reverendo fue a buscar al coche las cestas con la comida del picnic, momento en el que escuchó a uno de los muchachos gritar que habían encontrado un globo muy raro y acto seguido era una potente explosión lo que pudo escuchar.

Corrió hacia el lugar donde se encontraba su esposa y los pequeños (Sherman Shoemaker, de 11 años, Jay Gifford, Edward Engen y Joan Patzke, de 13 y Dick Patzke, de 14), pero nada pudo hacer para salvarles la vida. La explosión los había matado a los seis.

El artefacto explosivo resultó ser uno de los ‘globos bomba’ que la aviación japonesa se dedicó a lanzar sobre varias poblaciones de la costa Oeste de los Estados Unidos en los primeros meses de 1945.

[Te puede interesar leer: El japonés que se arrepintió y pidió perdón tras bombardear los EEUU]

Varios eran los que se habían encontrado hasta entonces, algunos de ellos explotando pero sin causar víctimas.

Pero en esta ocasión tuvo un trágico desenlace y el hecho de haber sido manipulado por uno de los pequeños fue lo que provocó la explosión. De hecho el globo bomba estaba diseñado para que, tras ser lanzado desde un avión, fuese descendiendo lentamente (gracias al globo paracaídas que llevaba incorporado que ralentizaba la caída) y quedaba depositado en el suelo.

El ser encontrado por alguien y que despertase su curiosidad, haría que lo manipularan y sería entonces cuando explotaría. Y así fue cómo ocurrió con Elsie Winters Mitchell y los cinco pequeños.

Como dato curioso, cabe destacar que, dos años después, el reverendo Archie Emerson Mitchell pidió ser destinado como misionero a Vietnam y hasta allí se trasladó con su nueva pareja, Betty Patzke, quien era la hermana mayor de dos de los pequeños fallecidos. En el país del sudeste asiático, formó una nueva familia con la joven (a la que llevaba 10 años) teniendo cuatro hijos con ésta.

La noche del 30 de mayo de 1962, un grupo de guerrilleros del Viet cong se llevaron secuestrado al reverendo Archie Emerson junto al misionero Daniel Amstutz Gerber y la doctora Eleanor Ardel Vietti. Nada se supo del destino de estas tres personas, que, según los informes oficiales de los EEUU, siguen constando como prisioneros de guerra sin haberlos declarado oficialmente como fallecidos (tras 57 años desaparecidos).

Fuente de las imágenes: Flickr / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: Los aviadores que lanzaron sobre Berlín caramelos en lugar de bombas]