Cuando el helado sirvió para subir la moral de los soldados estadounidenses en el Pacífico

Alfred López
El helado sirvió para subir la moral de los soldados estadounidenses en el Pacífico (imagen vía U.S. Naval Institute)
El helado sirvió para subir la moral de los soldados estadounidenses en el Pacífico (imagen vía U.S. Naval Institute)

Tenemos asociado el helado como un dulce ideal para los días de calor (de ahí que el 80% de la producción anual sea consumido durante los meses de verano) y sobre todo como un extra o capricho que darse de vez en cuando. También está muy ligado (a raíz de la ficción literaria, televisiva y cinematográfica) el hecho de asociar el tomar un helado como mitigador de la pena o depresión tras haber sufrido alguna ruptura sentimental.

Actualmente es cada vez mayor el número de nutricionistas que aconsejan no ingerir helados por norma general, debido a la gran cantidad de grasa y azúcares que lleva. Pero esta recomendación no es algo que haya surgido en los últimos años, sino que ya se advirtió a mediados del siglo XX, incluso en algunos países (entre ellos Estados Unidos) a inicios de la década de 1940 se calificó al helado como una ‘comida innecesaria’, algo que motivó que el ‘Lobby de heladeros’ tomasen cartas en el asunto ante la posible caída de ventas que esa calificación provocaría y convencieron a un gran número de nutricionistas y médicos de la época para que incluyeran el helado dentro de la ‘Official Basic Seven Foods Chart’ (Tabla oficial de los siete alimentos básicos).

[Te puede interesar leer: ¿De dónde surge llamar ‘Lobby’ a un grupo de presión?]

Hicieron tan bien su campaña de promoción como producto básico que incluso en 1943 (poco más de un año después de incorporarse los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial) se consiguió convencer al propio mando de las fuerzas armadas norteamericanas que combatían en el Pacífico que un remedio infalible para subir la moral de los soldados era suministrándoles helado.

Y es que sí que era verdad que los ánimos de la tropa estaban por los suelos. El bombardeo japonés de Pearl Harbor había supuesto un duro golpe para el orgullo patrio, pero también había que tener en cuenta las altas temperaturas que debían soportar.

Entre los miembros de la US Navy era una costumbre el consumir grandes cantidades de helado desde hacía tres décadas, cuando se aprobó una ley en 1914 por la que quedaba totalmente prohibido el consumo de alcohol a bordo de cualquier barco de la Marina estadounidense y el helado se había convertido desde entonces en un buen sustitutivo (junto a los chicles y el tabaco).

(Imagen vía Getty Images)
(Imagen vía Getty Images)

[Te puede interesar leer: La mayor operación aerotransportada Aliada que se convirtió en un contundente fracaso militar]

La nueva campaña de promoción del helado y la baja moral de los soldados que operaban en el Pacífico Occidental hizo que se enviaran hasta allí cantidades ingentes de ese producto el cual era consumido compulsivamente.

Hasta aquel entonces el helado que se suministraba a los buques de guerra estaba deshidratado, por lo que había que mezclarlo con agua y se conseguí un cremoso producto con sabor a vainilla.

Ese suministro extra dio buenos resultados y el estado de ánimo de los soldados iba mejorando según iba pasando el tiempo y más litros de helado consumían, por lo que a James Forrestal, Secretario de la Marina de los Estados Unidos, se le ocurrió que cuanto mejor fuese el producto suministrado a la tropa mayor sería la moral de ésta.

Forrestal consiguió que se le asignara una partida presupuestaria de un millón de dólares que destino para la construcción de un barco refrigerado que era capaz de producir algo más de 300 litros de helado cremoso cada hora.

Artículo sobe el barco ‘Ice cream factory’ durante la IIGM (imagen vía taskandpurpose)
Artículo sobe el barco ‘Ice cream factory’ durante la IIGM (imagen vía taskandpurpose)

[Te puede interesar leer: ‘Habbakuk’, el ambicioso proyecto de un portaviones de hielo]

El barco fue bautizado como ‘Ice Cream Barge’ y hasta que finalizó la IIGM estuvo surcando el Océano Pacífico suministrando cantidades ingentes de helado a todas sus bases.

Muchos son los historiadores que indican que esa factoría de helado flotante fue realmente uno de los factores determinantes que ayudaron a ganar un buen número de batallas en el frente del Pacífico Occidental.

Fuentes de consulta e imágenes: eaglespeak / theatlantic / taskandpurpose / La Aldea Irreductible / whatscookingamerica / U.S. Naval Institute