Cuando el Duque de Windsor investigó y manípulo pruebas del misterioso asesinato del millonario Harry Oakes

En 1943,el Duque de Windsor (Gobernador de Bahamas) investigó y manípulo pruebas del misterioso asesinato de su amigo el millonario Harry Oakes (imagen vía reformation.org)
En 1943,el Duque de Windsor (Gobernador de Bahamas) investigó y manípulo pruebas del misterioso asesinato de su amigo el millonario Harry Oakes (imagen vía reformation.org)

El 14 de noviembre de 1943, John Sands, presidente del jurado reunido para deliberar sobre el caso del atroz asesinato del millonario Harry Oakes, anunciaba el veredicto de ‘no culpable’ y la absolución del único sospechoso del crimen: Alfred de Marigny, yerno de la víctima.

Un juicio que había comenzado un mes antes (el 18 de octubre) en el palacio de justicia de la caribeña isla de las Bahamas, y durante el mismo se había puesto de manifiesto numerosas irregularidades cometidas durante la investigación del caso.

[Te puede interesar leer: Un macabro crimen de 1924 fue el que originó el uso de guantes de goma en las investigaciones policiales]

Fue un veredicto que sorprendió a todo el mundo, debido a que los miembros del jurado habían sido escrupulosamente escogidos con la intención de que señalaran a Alfred de Marigny como culpable (algunos de ellos incluso habían llegado a tener tiempo atrás algún tipo de disputa o pelea con el acusado).

Pero finalmente, por un total de 9 a 3, se decidió que Freddie (como era habitualmente llamado) no era culpable y salió en libertad. A pesar de este dictamen, al día siguiente se le sometió a un polígrafo, el cual no se había realizado anteriormente porque no servía como prueba en el juicio. Los resultados de la máquina confirmaban que decía la verdad cuando contestó que no había asesinado a su suegro.

Y es que tras el asesinato del millonario Harry Oakes (que jamás se resolvió) se esconden una serie de intrigas y manipulaciones dignas de un serial televisivo (existen varios libros y películas al respecto).

El cadáver de Oakes había sido encontrado en su dormitorio a primera hora de la mañana del 8 de julio de 1943. El cuerpo sin vida del millonario presentaba múltiples golpes y se le había prendido fuego intencionadamente.

Tras ser avisada la policía, ésta mando llamar al Gobernador de Bahamas que en aquellos momentos era el Duque de Windsor (antiguo rey Edward VIII del Reino Unido que había abdicado en 1936, tan solo unos meses después de haber sido coronado a raíz del escándalo que suscitó su relación sentimental con la estadounidense divorciada Wallis Simpson).

Edward Windsor se había convertido en los siguientes años en un elemento incómodo para los intereses británicos y sobre todo tras su coqueteos con el Tercer Reich de Adolf Hitler, motivo por el que se decidió darle un emplazamiento lejano del continente europeo y se le envió como gobernador a la paradisiaca isla de Bahamas.

El Duque de Windsor estuvo estrechamente relacionado con Adolf Hitler (imagen vía wikimedia commons)
El Duque de Windsor estuvo estrechamente relacionado con Adolf Hitler (imagen vía wikimedia commons)

[Relacionado: El plan de Hitler para restituir a Eduardo VIII en el trono del Reino Unido y utilizarlo como ‘rey títere’]

El Duque de Windsor era amigo personal de Harry Oakes y desde el primer momento se interesó por el caso de asesinato y tomó el mando de la investigación. Lo primero que hizo fue prohibir que la noticia se filtrara a la prensa, algo que llegó tarde pues a las pocas horas medio planeta ya estaba al corriente del crimen.

Oakes, a través de sus negocios en las minas de oro, tenía importantes contactos y tratos con interese muy afines a la Segunda Guerra Mundial, motivo por el que se intentó guardar mutismo sobre su muerte, ya que ésta podría beneficiar a una de las partes.

Windsor también decidió ponerse en contacto con unos investigadores de Miami a quienes hizo viajar hasta Bahamas para que se encargaran, junto a él, de todas las pesquisas.

Antes de la llegada de estos detectives no se había encontrado ni una sola prueba que incriminase Alfred de Marigny, pero tras la llegada de estos apareció misteriosamente una huella suya en la escena del crimen, por lo que fue detenido y juzgado, tal y como relataba en párrafos anteriores.

Alfred de Marigny, natural de Isla Mauricio, no era un hombre muy apreciado en Bahamas y mucho menos por su suegro, con quien no se llevaba bien. Había llegado a la isla caribeña unos años atrás y se había casado con Nancy, la jovencísima hija del magnate el día después de que la muchacha cumpliera los 18 años de edad.

Esto había hecho enfadar al millonario, puesto que Marigny estaba considerado como un ‘cazafortunas’ y este era su tercer matrimonio (se había casado dos veces antes con mujeres millonarias y de las que se había divorciado llevándose una buena compensación económica).

La investigación del caso hizo ver que los motivos del supuesto asesinato de Harry Oakes a manos de su yerno había sido por las desavenencias existentes entre ambos y para que Nancy heredase la inmensa fortuna del magnate.

[Te puede interesar leer: Arthur Warren Waite, en busca del crimen perfecto]

Pero tras haber sido declarado no culpable y puesto en libertad el caso quedó sin resolver y nadie se preocupó por averiguar lo que realmente había sucedido y quién o quienes se encontraban tras el crimen.

Con el tiempo se descubrió que la huella de Alfred de Marigny que apareció en la escena del crimen había estado colocada posteriormente por uno de los detectives venidos de Miami y son muchos los expertos que sostienen que tras el crimen se encontraba realmente el Duque de Windsor, no como mano ejecutora pero si como el que ordenó acabar con la vida de su amigo.

El motivo sería, posiblemente, una serie de documentos en poder de Harry Oakes que comprometían a Edward Windsor y que lo vinculaban directamente con el nazismo y el Führer.

De esto hubo siempre sospechas pero nunca se pudo demostrar, por lo que el asesinato de Harry Oakes, siete décadas después, sigue siendo un caso abierto.

Fuentes de consulta e imágenes: telegraph / criminalia / independent / englishhistoryauthors / reformation

[Te puede interesar leer: El hombre que ideó un sistema de identificación de criminales y modernizó las fichas policiales]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente