Cuando Bertín Osborne creía que no podía acabar peor el año se equivocaba

·5 min de lectura
MADRID, SPAIN - OCTOBER 27: Bertin Osborne posing to photographers during the presentation of his new album at Wellington Hotel on October 27, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Borja B. Hojas/Getty Images)
Una separación, una pérdida personal y ahora un entuerto judicial (Photo by Borja B. Hojas/Getty Images)

Estando en el último mes de un caótico 2021, Bertín Osborne podía pensar que el año no iba a terminar peor para él pero un nuevo golpe, esta vez judicial de su pasado, le termina de azotar con fuerza.

El presentador siempre le pone al mal tiempo buena cara pero lo cierto es que, a pesar de su buen talante, los últimos doce meses ha tenido que lidiar con situaciones familiares y personales que no le han dejado indiferente ni le han dado tregua emocional.

Bertín empezó este año con su unidad familiar intacta de cara a la galería, feliz junto a su esposa Fabiola Martínez con la que llevaba casado desde 2006. Quizá por esa imagen de familia unida que siempre habían dado la noticia de su separación a mediados de enero, cogió a todo el mundo por sorpresa.

El madrileño se apresuró a echarse la culpa de todo y a asegurar que no había infidelidad de por medio con un comunicado oficial: “Queridos amigos, como supongo que ya sabéis, Fabiola y yo nos hemos separado hace poco tiempo. No hay un motivo concreto, sino problemas de convivencia. No hay ni ha habido terceras personas que nos hayan motivado a tomar esta decisión, y sí la dificultad de convivir con nuestras distintas personalidades. Yo confieso que soy complicado en el día a día y asumo toda la responsabilidad en los motivos que han dado lugar a esta decisión. De Fabiola solo puedo decir que es una persona maravillosa, gran compañera, estupenda mujer y como madre es literalmente única”.

Mientras él entonaba el ‘mea culpa’ Fabiola disfrutaba enseguida de su vida de soltera y sentía que al fin dejaba de vivir a la sombra de nadie. Se tatuaba, se sentaba en el ‘Deluxe’ a hablar sobre el asunto y empezaba a ir a la universidad.

Osborne no daba crédito a esta nueva personalidad de su todavía esposa (ninguno de los dos ha firmado todavía el divorcio), sin embargo hacía público que echaba de menos a su familia y que estaba “muy jorobado”.

Fabiola no retrocedió ni medio paso y contestó públicamente que a su familia la seguía teniendo pero ‘de otra forma’, zanjando cualquier esperanza de reconciliación entre ambos.

Se nota que Bertín ha sufrido la ausencia del domicilio familiar, de sus hijos y más teniendo en cuenta la dolencia de Kike, así como de la que ha sido hasta hoy la mujer de su vida.

En la soledad y sin el apoyo cercano de su núcleo, Osborne se enfrentaba recientemente a otro duro varapalo de la vida, tener que despedir a su mejor amiga Mercedes Domecq. El madrileño acudía a las pocas horas de la pérdida a ‘El Hormiguero’ con el ánimo por los suelos y le confesaba a Pablo Motos que “Ayer por la noche murió mi mejor amiga y estoy muy jodido”.

Pero, siendo fiel a su espíritu luchador, añadía: “Esta mañana me he levantado y he dicho ‘qué haría Mercedes esta mañana si me viera’. Ella me diría ‘sal ahí y diviértete’. Por eso estoy con esa sonrisa que me cuesta sacarla, pero la tengo”.

Además de su visita al programa, Bertín se encontraba de promoción de su nuevo álbum y, ante el reto, le quiso escribir una carta póstuma a Mercedes: “Hoy se ha marchado mi mejor amiga desde hace más de 40 años. La conocí con 18 años y desde el primer día supe que ella era la mejor. Siempre admiré a mi compadre Fermín por muchas cosas pero, sobre todo, por haber conseguido casarse con una señora de esa categoría. Hoy se nos ha marchado Mercedes. El vacío que deja es inmenso, y yo, que este miércoles tengo que presentar mi disco nuevo a los medios, no sé con qué cara lo voy a poder hacer”.

Con toda esta fatiga emocional a sus espaldas y con una salud mental a prueba de minas (o, al menos, de cara al aparador mediático) un nuevo varapalo del destino se suma a la lista negra de este fatídico 2021 de Osborne.

‘El Confidencial’ asegura que Bertín habría fijado su residencia en Luxemburgo y habría facturado a través de una sociedad de Panamá para evadir impuestos. Al parecer y según el citado medio Bertín usó los servicios de un asesor fiscal que le habría ayudado a crear una estructura de sociedades con ramificaciones en los llamados paraísos fiscales.

La Audiencia Nacional tiene todos los documentos que agrupó la Policía Nacional hace ya varios años. Los archivos que afectan al presentador fechan entre los años 2000 y 2006 por lo tanto sus presuntos delitos ya habrían prescrito pero, aún así, el citado medio publica que la Agencia Tributaria ha puesto a sus peritos a trabajar en busca de nuevas irregularidades.

Será el novio de Esther Doña, el juez Santiago Pedraz, el encargado de elaborar el informe con las conclusiones finales que atañen a Bertín en el transcurso de las próximas semanas, según informa el digital.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Por otra parte, Osborne no se esconde y da la cara al medio admitiendo que: “Ese fue el mayor error de mi vida, hace más de 20 años: fiarme de un asesor fiscal mientras yo vivía en Estados Unidos. Ya pagué por aquel error más de cinco millones de euros y fui juzgado por ello. Espero no tener que pasar por un segundo juicio 20 años después”, sentencia. Y es que si se encontrasen nuevas irregularidades, el annus horribilis de Bertín podría acabar de la peor manera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente