¿Cuándo aparecieron las plantas con flores y frutos?

¿Cuándo aparecieron las plantas con flores y frutos?

Hoy en día, casi todas las plantas que nos rodean tienen flores y frutos. Pero hace tiempo, esto no era así y la flora dominante era otra. Sin embargo, el origen evolutivo de las angiospermas – las plantas con flores y frutos – lleva siendo un quebradero de cabeza desde hace mucho tiempo. De hecho, fue una de las frustraciones de Darwin.

Un artículo publicado el pasado mes de Diciembre sitúa la aparición de las flores completas en tiempos de los dinosaurios, hace aproximadamente 174 millones de años. Hasta hace apenas cuatro años, se pensaba que había aparecido 40 millones de años más tarde.

[Te puede interesar: Encuentran al primer insecto polinizador: un escarabajo de 99 millones de años, atrapado en ámbar]

Pero, ¿por qué las flores dan tanto problema a nivel evolutivo? ¿Por qué resulta tan complicado ponerle fecha a su aparición? El motivo principal es que el registro fósil de las plantas es escaso. Estos seres vivos fosilizan mal – o lo hacen en forma de carbón y petróleo, por lo que no se estudian precisamente.

Y pocas estructuras vegetales fosilizan tan mal como las flores. Por su naturaleza, al carecer de estructuras rígidas, es complicado que dejen evidencias en el registro fósil. Pero para poder entender realmente la evolución de los vegetales, se requiere precisamente el estudio de las flores.

Simplificando bastante, podemos decir que hoy en día tenemos dos grupos biológicos de árboles: gimnospermas – como el pino o el abeto – y angiospermas. Estas últimas, que conforman la mayoría, son las más evolucionadas.

Y la diferencia fundamental entre ambos tipos lo podemos encontrar en la flor. En los pinos y especies afines, la semilla está desnuda – de hecho, gimnosperma significa literalmente esto – porque no forman fruto. Las angiospermas, en cambio, tienen el óvulo protegido por una estructura. Estructura que, tras la fecundación, dará lugar al fruto.

La aparición de la cobertura del óvulo es lo que concedió el éxito evolutivo que muestran hoy en día las angiospermas. Lo que queda por saber, y lo que descolocaba a gente como Darwin, es cómo se produjo el cambio de flora.

[Te puede interesar: Parece que por fin tendremos rosas azules]

Con los descubrimientos que se van haciendo poco a poco, vamos teniendo una imagen más clara. Hemos pasado de la idea de que las plantas con flores completas y frutos aparecieron de golpe, con un sinfín de especies floreciendo – nunca mejor dicho – al mismo tiempo y desplazando a las gimnospermas, a un escenario mucho más acorde con lo que sabemos de evolución.

Al situar la aparición de las flores en algún momento del Jurásico Temprano, le damos a las angiospermas tiempo suficiente para evolucionar. En tiempos de los dinosaurios, la fauna dominante eran enormes gimnospermas, que habían desplazado a los helechos arborescentes de épocas anteriores.

Con el tiempo, poco a poco y de manera gradual – que es como funciona la evolución, al menos como la entendemos hoy día – las plantas con flores y frutos fueron ganando espacios y especies. No eran las más comunes, pero estaban presentes… y cuando la extinción masiva que acabó con los dinosaurios cambió las condiciones, tomaron el lugar que hoy ocupan, desplazando a los anteriores.