Un punto de la ley trans enfrenta a Irene Montero y el PSOE

Asier Martiarena
·3 min de lectura
La ministra de Igualdad ya causó un enfrentamiento en el Gobierno por la conocida como ley del 'solo sí es sí'.(Photo by EUROPA PRESS/E. Parra. POOL/Europa Press via Getty Images)
La ministra de Igualdad ya causó un enfrentamiento en el Gobierno por la conocida como ley del 'solo sí es sí'.(Photo by EUROPA PRESS/E. Parra. POOL/Europa Press via Getty Images)

Las diferencias aparentemente irreconciliables de PSOE y Unidos Podemos vuelven a sonar con fuerza de puertas hacia fuera. Y esta vez no es por la subida del Salario Mínimo Interprofesional ni por la Ley de vivienda ni por la Corona. Ni siquiera es por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. El detonante de la nueva disputa es la ministra de Igualdad. Irene Montero lleva 24 horas filtrando parte del borrador de la ley para la igualdad de las personas trans y, visto el berenjenal que se ha liado, los socialistas desconocían muchos de sus puntos y no piensan acatarlos por mucho que la estrategia de Montero haya sido darlos a conocer públicamente para presionar a sus socios de coalición.

Tan enconado está el asunto, que mucho, muchísimo, va a tener que bregar la ministra de Igualdad si pretende ceñirse al calendario inicial y que la normativa esté lista para dentro de dos semanas. Porque las posturas están muy separadas y aquí detallamos los puntos que suscitan las mayores disparidades de criterio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Igualdad quiere incluir a toda costa en la norma el cambio del sexo legal -a partir de los 16 años, y entre los 12 y los 16 con consentimiento de padres o tutores- sin necesidad de requisitos previos, mientras el PSOE ha dejado clara en los últimos meses su oposición a la libre autodeterminación de género. En otras palabras, que Unidos Podemos quiere eliminar la actual exigencia de pruebas médicas y/o psicológicas para que simplemente baste una declaración expresa del/la interesado/a.

El PSOE, por contra, estima que por mucho que se avance en las libertades y derechos individuales, son necesarias "garantías jurídicas" a la hora de legislarlos. Sin ellas, entienden, se "desdibujan a las mujeres como sujeto político y jurídico, poniendo en riesgo los derechos, las políticas públicas de igualdad y los logros del movimiento feminista".

Los socialistas vienen a decir que el sexo es un hecho biológico insoslayable que determina las condiciones de las mujeres, mientras que el género es una construcción social de forma que, si el sexo legal desaparece, también lo harán los derechos de las mujeres frente al machismo.

En este punto cabe recordar que una parte del movimiento feminista es trans-excluyente sosteniendo que únicamente las que han nacido y han sido socializadas como mujeres son las que han sufrido desigualdad vinculada a su género.

Ambas almas del Gobierno están incómodas con el choque de ideas, y parecen obligadas a encontrar un punto medio que contente a las dos partes porque es un tema muy sensible para buena parte de su electorado. Pero de momento no hay acercamiento.

Unidos Podemos ha tirado hoy mismo hacia adelante sin hacer caso a la polvareda levantada. Y el PSOE se guarda un as en la manga para imponer su criterio. Porque el borrador todavía no cuenta con los informes preceptivos de los ministerios afectados, el de Sanidad y el de Justicia. Y ambos están en manos socialistas.

En vídeo | Estudiantes de toda España acuden con falda al instituto para apoyar a un adolescente humillado por llevarla en clase

Más historias que te pueden interesar: