La cuñada del Chicle afirma que la violó "cuchillo en mano" por ser "chivata"

A Coruña, 22 nov (EFE).- Vanessa, la cuñada de José Enrique Abuín Gey, alias 'El Chicle', ha asegurado este martes en el juicio que él la agredió sexualmente "cuchillo en mano" y le dijo que lo hacía "por chivata".

La sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña acoge el proceso contra Abuín Gey -culpable del asesinato de Diana Quer- por una supuesta agresión sexual el 17 de enero de 2005, una cuestión que él ha negado, mientras que la víctima, su cuñada, ha mantenido su versión.

Ella en aquel momento era menor de edad y estudiaba un ciclo de formación profesional, por lo que el día de los hechos se dirigía al instituto cuando el acusado la llamó y le dijo que no cogiese el autobús, que la iba a recoger para darle veinte euros al padre de ella, suegro de él.

"Le dije: 'vete a casa y dáselos'. Él me dijo si lo acompañaba a sacar el dinero al cajero a Rianxo y yo dudé, pero al final subí", ha explicado, aunque una vez en el coche, tras parar en el cajero, él tomó otra dirección, aunque no recuerda bien el camino porque "no era de día".

"Cuando llegamos allí cerró el coche, yo no podía salir porque tenía las puertas cerradas. Me cogió el móvil, lo miró y se lo guardó. Después me sacó un cuchillo o navaja y me amenazó. Me dijo que me desnudara", ha proseguido.

La denunciante ha manifestado que le pasó "el cuchillo por la garganta" y le exigió una felación, a lo que ella se negó.

En su declaración, Abuín ha asegurado que ella lo acusó "de cosas que no habían pasado", por lo que ella lo ha vinculado con aquello.

"Me dijo que me pasaba por chivata, que no se lo dijera a nadie, que no se lo contara a mi hermana. Que si lo decía mataría a mi hermana, a mi sobrina y se mataría él", ha añadido.

Tras lo ocurrido, ella fue al instituto, pero al final no llegó a acceder a clase y se marchó a casa, donde le contó lo sucedido a una de sus hermanas.

Esta la convenció para contárselo a sus padres: "Fuimos a Vilagarcía, al cuartel, donde fui a denunciar los hechos", ha concluido.

A partir de ahí, la relación nunca volvió a ser "normal" sino "más bien distante" y por el hecho de que estaba casado con su hermana.

De hecho, la cuñada ha contado que el bochorno se instaló en ella: "Sentí vergüenza, que todavía siento".

La Fiscalía y la acusación particular piden que el procesado sea condenado a quince años de prisión por un supuesto delito de agresión sexual.

(c) Agencia EFE