Cuándo y cómo adelantar de curso al alumnado con altas capacidades

·5 min de lectura
  <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://www.shutterstock.com/es/image-photo/elementary-school-girl-standing-front-chalkboard-1902169528" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Shutterstock / Impact Photography">Shutterstock / Impact Photography</a></span>

Flexibilizar es como se denomina técnicamente a adelantar de curso a un alumno con un alto desempeño escolar, siempre y cuando presente un alto nivel intelectual y se le hayan aplicado el resto de medidas curriculares y extracurriculares.

Esta medida suele causar cierta preocupación en el centro educativo y en las familias, pero se ha demostrado que atiende de manera positiva a las necesidades del alumnado con altas capacidades intelectuales (AACC), tanto a nivel académico como social y emocional.

¿Pertenezco al grupo AACC?

Partiendo de la teoría de los tres anillos de Renzulli y, como vemos en el gráfico, una persona pertenece al grupo denominado de Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE), en concreto de altas capacidades, si presenta:

  1. Una capacidad intelectual superior (es decir, cociente intelectual igual o superior a 130).

  2. Un alto nivel de creatividad.

  3. Compromiso e implicación en tareas de alta complejidad intelectual ligadas a sus áreas de interés .

Además, tal y como expresa este autor, la personalidad y los factores ambientales influyen en el comportamiento de este tipo de alumnado. Por tanto, el éxito académico que se espera o que puedan tener no solo depende exclusivamente de uno mismo.

¿Cómo es el proceso de la flexibilización?

La flexibilización corresponde a una medida extracurricular. Esto significa que se van a establecer modificaciones significativas del currículo ordinario. Supone también cambios esenciales en el ámbito organizativo, así como en los elementos de acceso al currículo o en la modalidad de escolarización.

Antes de llevar a cabo esta medida debemos agotar las medidas curriculares previas: adaptaciones de tareas, metodología en el aula, entre otras.

Para realizar una flexibilización debemos valorar el nivel madurativo del niño, ya que el alumnado con AACC suele presentar una falta de sincronía entre su nivel intelectual y madurativo. Además, debemos tener presente que este tipo de estudiantes pueden tener dificultades en sus relaciones sociales. El equipo de orientación, profesor tutor y la familia han de asegurarse de que el niño esta capacitado para asumir este cambio.

A lo anterior se suma que hay que preguntarle al alumno en cuestión si quiere adelantar de curso o si cree que será una buena medida para él, ya que su opinión debe ser la definitiva.

Un cambio paulatino

Seguidamente, debemos tener en cuenta que, antes de que el niño adelante, debe conocer el nuevo ambiente y a sus nuevos compañeros de manera paulatina. Por ejemplo, en aquellas materias donde el niño tenga mayor destreza o habilidad realizará un cambio gradual con el grupo con el que va a pasar el próximo curso escolar. De esta forma, conocerá a sus nuevos compañeros, el cambio no será brusco, y podrán aceptarlo y valorarlo.

El nuevo profesor tutor debe mostrar un perfil proactivo y debe realizar, junto con el departamento de orientación, una adaptación curricular para el nuevo curso escolar, asimismo, debe acompañar al niño durante todo el proceso. De esta forma, conseguiremos que el niño no se frustre y consiga mantenerse motivado para lograr el éxito académico esperado.

Por último, tanto el departamento de orientación como el profesor tutor deben realizar un seguimiento al alumno. Una vez terminado el proceso de flexibilización, la familia, el alumno y el centro han de valorar conjuntamente si la medida ha logrado eliminar las carencias del alumno en cuestión y qué propuestas de mejora se incluirán en el siguiente curso escolar.

¿Cuándo y cuántas veces?

En qué momento y con qué frecuencia flexibilizar a un alumno depende sobre todo del propio alumno, de su desarrollo madurativo y de su desarrollo intrapersonal e interpersonal. Teniendo en cuenta todo lo descrito anteriormente, las mejores etapas educativas para flexibilizar son educación infantil y primaria. En estas etapas es más fácil reducir las dificultades que pueda encontrarse en el camino, como, por ejemplo, en sus relaciones sociales. En educación infantil y en el inicio de educación primaria los niños no cuentan con un grupo de referencia y el cambio no es significativo.

En España, cada comunidad autónoma tiene su propia regulación para este tipo de medidas. En Galicia, por ejemplo, se establece por la orden de 8 de septiembre de 2021, por la que se desarrolla el Decreto 229/201, que regula la atención a la diversidad del alumnado. Este decreto establece los siguientes momentos para la flexibilización:

  • Un año escolar en la etapa de educación infantil, pudiendo comenzar la educación primaria en el año natural en el que se cumplen 5 años de edad.

  • Un año en la etapa de educación primaria, independientemente de que se haya reducido o no su permanencia en educación infantil.

  • Un año en la etapa de educación secundaria obligatoria, independientemente de que se haya reducido en las etapas anteriores.

Por tanto, sí se puede flexibilizar hasta tres veces. Aunque lo habitual es que una sola flexibilización y otras medidas curriculares o extracurriculares sean suficientes para obtener un buen clima de aprendizaje y lograr el éxito académico.

No siempre se consigue el ritmo de aprendizaje que nos gustaría o que el alumno que ya ha flexibilizado establezca relaciones de amistad, debido, seguramente, a una falta de intereses comunes.

En resumen, la flexibilización ha de ser una medida extracurricular adaptada a cada situación particular y, si es necesario, se debe flexibilizar al alumnado de AACC. Además, es muy importante la opinión del alumno antes, durante y después de haber llevado a cabo esta medida, junto con el seguimiento consensuado del centro educativo y de las familias. Los centros educativos siempre han de velar por los intereses del alumnado y por su propio bienestar.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Aroa Otero Rodríguez recibe fondos de Xunta de Galicia, a través de una beca predoctoral.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente