Cuáles es la diferencia entre bronquitis y bronquiolitis y qué síntomas tienen

Doctor listening to boy with infection
Doctor listening to boy with infection

Doctor listening to boy with infection

La temida bronquiolitis está provocando un aumento de los ingresos en hospitales en menores de cuatro años y, especialmente, en los bebés de menos de tres meses. Es frecuente la confusión de esta enfermedad con la bronquitis, por lo que es conveniente diferenciarlas.

Una manera sencilla de distinguirlas es atender a la definición que da en su web en Hospital El Pilar del grupo Quirón: “La bronquitis —frecuentemente por causa infecciosa o alérgica— afecta a la parte ‘más grande’ de los bronquios. La bronquiolitis —fecuentemente de caracter vírico— afecta a la parte más distal y mas pequeña del árbol bronquial. Se caracteriza por afectar a los lactantes pequeños”.

Más en detalle, estos son los síntomas y tratamientos de cada una:

Bronquiolitis

“La bronquiolitis es una infección de los pulmones y del aparato respiratorio del niño, por lo general menor de 2 años, que puede ser causada por varias clases de virus”, resume la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (Neumoped). El más común es el VRS, el virus respiratorio sincitial, pero también puede ser provocada por el de la gripe, adenovirus, parainfluenza y metapneumovirus.

Puede aparecer en cualquier momento del año, pero lo más habitual es de noviembre hasta la primavera. Mientras la gran mayoría de los niños se recuperan al cabo de unos días, en algunos esta infección ocasiona problemas respiratorios futuros. “Es muy frecuente que tras un episodio de bronquiolitis, sobre todo si el niño ha precisado hospitalización, durante los siguientes meses o incluso años, sus resfriados cursen con síntomas similares a los de la bronquiolitis inicial, es decir, tos con o sin fiebre, dificultad para respirar y pitidos en el pecho. Incluso algunos trabajos de investigación han demostrado que los niños que han padecido bronquiolitis durante los primeros meses de la vida, presentan luego durante la segunda infancia y adolescencia un mayor riesgo de desarrollar asma que los niños que nunca ha presentado bronquiolitis”, explica Neumoped.

No existe un medicamento que facilite su curación y lo que se recomienda es aplicar medidas de soporte en casa: procurar bajarle la fiebre al niño, mantenerlo hidratado, realizar lavados nasales y mantenerlo algo incorporado. Si la gravedad es mayor, se debe acudir al hospital.

Bronquitis

“La bronquitis es la inflamación de los bronquios causadas por distintos motivos, las más frecuente virus”, resumió la doctora Laura Álvarez, conocida en redes como lapediatralaura en una didáctica publicación de Instagram sobre esta enfermedad.

“La mayoría de los niños pueden padecer bronquitis en algún momento, pero cuando se padecen 3 o más bronquitis es muy probable que se trate de un asma, aunque se le siga llamando bronquitis. El asma infantil puede empeorar, permanecer igual, mejorar, o desaparecer por completo”, agregó.

Como explicó, los broncodilatadores ayudan a que el bronquio vuelva a su tamaño habitual y, en ocasiones, se trata también con corticoides.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR