El CSIC recibe diariamente más 260.000 ataques informáticos

·2 min de lectura
Un hombre ante un ordenador. (Photo: EvgeniyShkolenko via Getty Images/iStockphoto)
Un hombre ante un ordenador. (Photo: EvgeniyShkolenko via Getty Images/iStockphoto)

Un hombre ante un ordenador. (Photo: EvgeniyShkolenko via Getty Images/iStockphoto)

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) recibe diariamente más 260.000 ataques informáticos, ha asegurado este miércoles la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant.

En una entrevista en RAC1, al ser preguntada por el ciberataque ransomware de origen ruso que el CSIC sufrió los días 16 y 17 de julio, la ministra ha explicado que el alcance del virus ha sido limitado, afectando a unos 7 centros de los 140 que agrupa el organismo, y que no se ha puesto en riesgo información relevante.

Sobre el origen del ataque, Morant ha afirmado que procede de Rusia, pero ha señalado que “será muy difícil saber cuál ha sido la fuente” y que “no tiene por qué estar relacionado con la guerra” en Ucrania.

Todos los días recibimos ciberataques en infraestructuras verdaderamente críticas como un aeropuerto, una estación de tren o una central de energíaDiana Morant, ministra de Ciencia e Innovación

“Tenemos que ir acostumbrándonos a estas cosas. Doy una cifra que da vértigo: el CSIC recibe al día más de 260.000 ataques”, ha señalado la ministra, que ha resaltado que otros organismos como la agencia espacial estadounidense NASA o el Instituto Max Planck también han sido víctimas de este tipo de ciberataques.

“Todos los días recibimos ciberataques en infraestructuras verdaderamente críticas como un aeropuerto, una estación de tren o una central de energía. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es seguir trabajando para estar mejor preparados”, ha añadido.

Activación de los protocolos de seguridad

Sobre el ataque que el CISC sufrió el 16 y 17 de julio, la ministra ha explicado que fue detectado “inmediatamente” y que el Centro Criptológico Nacional puso en marcha los protocolos de seguridad, basados en desconectar los equipos, para evitar la propagación del virus, que en este caso se caracteriza por encriptar información y “secuestrarla” para luego pedir un rescate por ella.

“Ninguna de la información que ha sido encriptada y que ha sido secuestrada tiene valor en términos de investigación, es decir, no se ha visto afectada ninguna patente ni datos relevantes”, ha indicado Morant, que ha señalado que todos los centros del CSIC están trabajando ya “con muchísima normalidad” y que la reconexión de los equipos se están llevando a cabo de forma paulatina.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente