La Cruz Roja denuncia el arresto e intimidación a sanitarios en Birmania

Bangkok, 1 abr (EFE).- La Cruz Roja denunció este jueves que trabajadores de su organización en Birmania (Myanmar) han sido arrestados e intimidados y han sufrido lesiones mientras prestaban sus servicios a manifestantes heridos por la represión de las fuerzas de seguridad.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna (FICR) mostró en un comunicado su preocupación por la crisis humanitaria desatada en Birmania desde el golpe de Estado militar del pasado 1 de febrero, con 536 muertos hasta el momento, según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP).

"Los asistentes de primeros auxilios y médicos han sido injustamente arrestados, intimidados o lesionados y ambulancias propiedad de la Cruz Roja han sido dañadas. Es inaceptable", denunció el director regional de FICR en la región de Asia Pacífico, Alexander Matheou.

"Los trabajadores sanitarios nunca deberían ser un objetivo. Deberían tener acceso humanitario sin restricciones para personas que lo necesiten", añadió Matheou.

La Cruz Roja advirtió asimismo de que la crisis de Birmania crea una amenaza sanitaria por la paralización de servicios básicos como el transporte o los bancos, que pueden dificultar el mantenimiento de los programas de ayuda humanitaria.

Asimismo, recordó el riesgo de que se desate una ola de infecciones de covid-19, lo que crearía una "tormenta perfecta" en que los contagios por coronavirus confluirían con la crisis humanitaria que vive el país.

A pesar de la represión, las protestas se reanudaron este jueves en las principales ciudades del país, donde los manifestantes han anunciado que quemarán ejemplares de la Constitución de 2008, declarada nula anoche por el llamado gobierno civil de Birmania, formado por cargos electos depuestos por la junta militar.

El riesgo de una guerra civil total llevó este miércoles a la enviada especial de la ONU a Birmania, Christine Schraner Burgener, a advertir de "un baño de sangre inminente" del Ejército golpista y a pedir al Consejo de Seguridad que considere "acciones significativas que puedan revertir el curso de los acontecimientos" en este país asiático.

Los uniformados justifican el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015; elecciones que fueron consideradas legítimas por los observadores internacionales.

(c) Agencia EFE