Crudo drama "12 años de esclavitud" se lleva el Óscar a mejor película

"12 años de esclavitud", que ganó este domingo el Óscar a Mejor película, describe con un realismo y una crudeza poco comunes el calvario de un hombre negro libre que es secuestrado y vendido como esclavo, poco antes de la Guerra de Secesión en Estados Unidos.

Fue un británico, el artista plástico dedicado al cine Steve McQueen, quien se ocupó de dirigir esta película que aborda el tema de la esclavitud desde un ángulo radicalmente distinto a las recientes "Django desencadenado", de Quentin Tarantino, o "Lincoln", de Steven Spielberg.

"Todos merecen no sólo sobrevivir, sino vivir", dijo McQueen al agradecer el premio. "Dedico este galardón a todos los que han sufrido esclavitud y los que aún la sufren".

El Óscar corona un palmarés impresionante, que incluye entre otros un Globo de Oro, el Bafta a mejor película y el premio mayor del Sindicato de Productores (PGA) de Estados Unidos. La película venció este domingo a a "Gravedad", "Escándalo americano", "Capitán Phillips", "Nebraska", "El lobo de Wall Street", "Ella", "Dallas Buyers Club" y "Philomena".

"12 años de esclavitud" es una adaptación de las memorias de Solomon Northup publicadas en 1853, doce años antes de la abolición de la esclavitud en Estados Unidos.

El actor británico Chiwetel Ejiofor encarna a Northup, un violinista negro, casado y con tres hijos, que tenía una vida apacible en Saratoga Springs (estado de Nueva York) hasta que fue secuestrado en 1841 y vendido a plantadores de algodón en Luisiana.

Fueron necesarios doce años para poder liberarse de las cadenas, gracias a la ayuda de un abolicionista canadiense interpretado por Brad Pitt, quien además coprodujo el film.

El libro de Solomon Northup, que no es estudiado en las escuelas y jamás había tenido una adaptación al cine, fue descubierto por la esposa de Steve McQueen, que es historiadora.

"Cada página era una revelación. Cada página. No podía creer lo que leía", contó el director recientemente a Los Angeles Times. "Cuando terminé el libro, estaba furioso conmigo mismo. Furioso porque no lo había leído antes. Pero me di cuenta, poco a poco, de que nadie en mi entorno lo conocía".

- Una película educativa -

El director de "Hunger" y "Shame" no ahorra en escenas de crueldad, violencia física y humillaciones sufridas por los esclavos a manos de patrones sádicos, uno de cuyos especímenes más abyectos es interpretado por Michael Fassbender.

"La esclavitud consistía en que jamás sabías, en ningún momento, lo que te iba a pasar", explicó el cineasta. "Podían lincharte, azotarte, o podían despertarte a las cuatro de la mañana para bailar".

La película fue un éxito entre los críticos, pero también en las taquillas: acumula 100 millones de dólares en todo el mundo, una cifra estupenda para una película independiente totalmente producida lejos de los estudios de Hollywood.

Eso es evidencia, según McQueen, de que el gran público está dispuesto a ir al cine para ver algo más que superhéroes y dibujos animados.

"Espero que los estudios entiendan que la gente quiere ver películas audaces, que no sean necesariamente éxitos de taquilla", dijo. "Quiero que entiendan que estas películas pueden ganar dinero".

El cineasta también cree en el carácter educativo del cine. Según Los Angeles Times, Steve McQueen convenció a Fox Searchlight, el distribuidor de "12 años de esclavitud", de firmar un acuerdo con la editorial Penguin Books para enviar un ejemplar del libro y un DVD de la película a las 30.000 escuelas públicas del país.

"Siempre aspiré sacar ese libro a las escuelas", dijo el director en febrero, durante el banquete en honor a los nominados a los Óscar. "Desenterrar a alguien como Solomon Northup, desenterrar a un héroe estadounidense, me hace sentir orgulloso".