La experiencia “humillante” de una clienta al entrar en Mango a buscar ‘tallas plus’

·5 min de lectura

Cuando se usa una talla por encima de lo que se considera ‘normativo’ no siempre es fácil dar con lo que se busca, necesita y quiere. No todas las marcas contemplan dentro de su modelo de negocio poner a la venta tallas por encima de la 46, por ejemplo, y eso hace que entrar en algunas tiendas para algunas mujeres resulte, directamente, una pérdida de tiempo. Saben de antemano que no podrán llevarse a casa nada de lo expuesto. Esta semana, el debate del trato del mundo de la moda a las mujeres con cuerpos no normativos está más vivo si cabe tras la protesta de la presentadora Ana Morgade posando con un portatrajes y tras viralizarse un post de Instagram con la experiencia “humillante” vivida por una clienta al acudir a Mango.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Hace unos días, Davinia R. B. entró en una tienda de esta conocida marca de ropa en busca de alguna prenda que se ajustase a sus necesidades. Lo que se encontró, como ella misma describió después y documentó con un par de imágenes, fue un “zulo/trastero”. En su extenso post en Instagram, que se ha vuelto viral con el paso de los días, cuenta qué vio, cómo se sintió y qué opinión le merece la ‘apuesta’ de Mango por una línea de ropa Tallas plus.

“Este zulo/trastero es, según @mango, apostar por la diversidad y el compromiso de visibilizar todo tipo de cuerpos y belleza…”, comienza su texto. “‘Ahora somos una’, reza esta campaña de la que en Mango se sienten tan orgullosos, y a través de la cual se comprometen a visibilizar todo tipo de cuerpos y bellezas...y bla bla bla…. Pues mal empezamos Mango… Hoy he tenido una de las experiencias más humillantes que me ha tocado vivir como clienta de una tienda de ropa”, continúa.

Según cuenta Davinia, entró para comprobar en primera personas cómo era esa “inclusión de las tallas plus size tan interesante de la que habla su web, a ver si encontraba algo mono que comprarme”. La sorpresa se la llevó al llegar y preguntar por prendas de su talla. La dependienta que la atención la acompañó a un “rincón”, abrió una puerta y la hizo “entrar en un pequeño trastero oscuro y lleno de cajas en el cual había un burrito con diferentes prendas, en total una veintena, cada una de una talla…”.

Explicado lo que encontró, pasa a detallar cómo se sintió ante esa escena: “Allí estaba yo, perpleja, escondida… En ese momento ha aflorado en mí esa adolescente acomplejada y acostumbrada a ese tipo de vejaciones y me he bloqueado. Obviamente debería haberme enfadado, y haber pedido explicaciones por ese trato tan insultante. Pero no, no he podido. Cuando he reaccionado, le he hecho una foto al cuartito de la vergüenza y me he marchado de allí, decidida, eso sí, a hacerlo público”.

Y eso es lo que hizo después, compartir su experiencia y el trato recibido hacia una parte de la población mientras Mango habla, les echa en cara esta clienta, de orgullo de incluir una línea de tallas grandes en su “camino a la ‘diversidad y el empoderamiento’”. Una noticia que ella, target de esa línea de ropa, recibió con alegría. Después llegó la realidad vivida en primera persona y comprobar que “desgraciadamente, ese bonito discurso sobre la inclusión no se ajusta para nada a la realidad. Así que dejad de alardear de valores y de poneros medallitas y empezad con pequeños pasos, como invertir un poco más en la calidad humana de vuestro personal, para que tenga un mínimo de sensibilidad al tratar a vuestras clientas, sea cual sea su talla”.

El post de denuncia de Davinia ha recibido multitud de comentarios de apoyo por la situación por la que tuvo que atravesar y críticas a Mango. Su repercusión ha sido tal que ha saltado de Instagram, donde ya era viral, a la vecina red social de Twitter. Allí ha llegado compartido por otra internauta con una critica directa a la cadena de ropa. “Me acaba de salir este post en la lupa de Instagram. @Mango siendo unos mierdas. Desde principio de año anunciando el cierre de Violeta para apostar por la inclusividad y las tallas grandes las tienen guardadas en un perchero en un cuartucho”, se leía en él. Violeta es la cadena de tiendas de Mango de tallas hasta la 54 y 4XL cuyo cierre se hace un tiempo con la intención de integrar su catálogo en las tiendas de Mango.

Sin embargo, a tenor de lo denunciado en redes y las repuesta al mencionado tuit anterior de la propia compañía, esto no va a ser así. Al mensaje de @MaggieMacGill la cuenta oficial ha respondido lo siguiente: “Hola. Sentimos leer tu tuit y que la interacción en tienda no haya sido apropiada. A partir de ahora, nuestra colección Plus ha pasado a ser de venta exclusiva online. Te invitamos a visitar http://MANGO.COM para descubrirla al completo. Un saludo”. Un respuesta que ha encendido aún más los ánimos virtuales en contra de la compañía.

EN VÍDEO | #NoToquesMiRopa: las mujeres afganas se rebelan ante las imposiciones de los talibanes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente