Las críticas de Gabriel Rufián a Carles Puigdemont evidencian una vez más la ruptura del independentismo

·6 min de lectura
Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, y Carles Puigdemont, expresident de Cataluña. (Foto: Eduardo Parra / Europa Press / Getty Images / Gloria Sanchez / Europa Press / Getty Images).
Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, y Carles Puigdemont, expresident de Cataluña. (Foto: Eduardo Parra / Europa Press / Getty Images / Gloria Sanchez / Europa Press / Getty Images).

Enésimo encontronazo entre ERC y Junts. En una entrevista en el programa ‘Planta Baixa’ de TV3, el portavoz de los republicanos en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, calificaba al expresident Carles Puigdemont, aunque sin nombrarlo directamente, de “tarado”.

A raíz del galardón Parlamentario 2.0 que le entregó la Asociación de Periodistas Parlamentarios, a Rufián le preguntaron si se arrepentía de tuits como aquel “155 monedas de plata” en el que insinuaba que Puigdemont traicionaría a los suyos renunciando a declarar la independencia. El mensaje fue interpretado como una presión para hacerlo, lo que finalmente ocurrió el 27 de octubre de 2017, un día después de que lo publicara.

“Decir que no la has cagado alguna vez en la red es mentir. Ahora bien, decir que por un tuit mío se proclamó la independencia de Cataluña es de tarado. El tarado es quien la proclamó, no quien publicó un tuit”, respondió el portavoz de ERC.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Sus palabras han provocado las críticas de Junts. Durante la sesión de control al Govern en el Parlament, el presidente de esta formación, Albert Batet, le preguntó si estaba de acuerdo a Pere Aragonès, que respondió que discrepaba.

Rufián se disculpó más tarde, primero a través de Twitter, asegurando que sus palabras se habían “sacado de contexto”, y luego ante los medios de comunicación. “Hablaba del mantra españolista que dice desde hace cinco años que la independencia de Cataluña se proclamó por un tuit. La idea de que pasó por un tuit y no por la voluntad del pueblo es absurda. Siento si no me he sabido explicar”, escribió en la red social.

Más arrepentido parecía ante los medios. “Las afirmaciones han sido muy desafortunadas, y por tanto, pido disculpas a quien se haya sentido ofendido, empezando por Puigdemont, Aragonès y Junqueras. Se podía contar de muchas formas diferentes y yo lo he contado de la peor”, explicó.

Esta nueva polémica evidencia la profunda ruptura que existe en el seno del independentismo y que ha provocado ya varios rifirrafes desde el inicio de la legislatura en Cataluña. Los choques comenzaron por sus distintas posiciones con respecto a la mesa de diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez. ERC ha apostado siempre por hablar con el Ejecutivo central, mientras que Junts se ha negado a participar en las conversaciones.

También chocaron sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat, cuyo proyecto quedó paralizado. El vicepresidente del Govern Jordi Puigneró (Junts) ha insistido en llevarlo a cabo, mientras que ERC lo consideraba cerrado.

Una de las broncas más sonadas se produjo por los avales para evitar los embargos a los encausados por el Tribunal de Cuentas debido al procés.

Junts acusó a ERC de hacer “partidismo” con el pago del aval de Raül Romeva y de no hablar con Puigdemont sobre este asunto. A través de Twitter, la diputada Aurora Madaula reprochó a Rufián que sacara pecho porque Esquerra había depositado dos de los 5,4 millones que reclamaba el Tribunal de Cuentas. El portavoz de ERC en el Congreso había compartido la información hablando de que habían dado una “lección humana” y “política” y Madaula le contestó que “un gesto humano no se utiliza políticamente”.

En marzo de este 2022 otras palabras de Rufián avivaron las tensiones. El de ERC criticó a Puigdemont y su entorno por sus relaciones con personas del círculo de Vladímir Putin. “Son señoritos que se paseaban por Europa reuniéndose con la gente equivocada porque se creían James Bond”, declaró. “Es de una frivolidad terrible, le puedo asegurar que lo único que querían hacer hacerse un selfie en según qué despachos. Y creo que las explicaciones las tienen que dar ellos. Nunca ha representado nuestra línea de política internacional reunirnos con sátrapas. Y le aseguro que nuestro conseller de Exteriores que acabó en la cárcel (Romeva) lo pudo hacer y no lo hizo”.

La portavoz de Junts en el Congreso, Miriam Nogueras, censuró estas palabras. “Es una lástima que un representante público de un partido independentista haga de altavoz de las cloacas del Estado”, aseguró.

Batet exigió entonces a ERC “una rectificación urgente” y la “desautorización” a su portavoz en Madrid. “Su tono despectivo no es propio de la política, en el fondo y en las formas. Y me estoy conteniendo”, apuntó.

Más duro fue el secretario general de su partido, Jordi Sánchez. “¿Es posible ser más ignorante? En cualquier caso, es imposible ser más miserable. Y es indiscutible que quien así habla se convierte de hecho en portavoz oficial de las cloacas del estado y la burbuja de la derecha mediática. Así no, Gabriel Rufián”.

Junts y ERC también chocaron durante las negociaciones sobre la ley del catalán en la escuela que pretende sortear el 25% de castellano, finalmente aprobada este mes de junio. Junts estuvo a punto de descolgarse de las negociaciones, lo que provocó las críticas de Esquerra, aunque finalmente se sumaron al acuerdo en el que también entraron el PSC y los comunes.

EN VÍDEO | Caos en el Congreso: la reacción de izquierda y derecha tras aprobarse la Reforma Laboral con un error del PP

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente