Cristina se mete el debate del dólar: qué cambio drástico pide para solucionar la crisis

iProfesional
·5 min de lectura

La vicepresidenta Cristina Kirchner advirtió este lunes que "sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales", la Argentina no podrá resolver la crisis generada en torno del dólar.

"La Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías. Por eso, el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina", señaló.

Dijo que "nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla". .

Así lo consideró en una publicación realizada en sus redes sociales para conmemorar los diez años de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, en la que hizo referencia a temas sociales, políticos y económicos.

"El problema de la economía bimonetaria no es ideológico. No es de izquierda ni de derecha. Ni siquiera del centro. Y no hay prueba más objetiva de esto que la alternancia de modelos políticos y económicos opuestos que se operó el 10 de diciembre de 2015", sostuvo.

En esa línea, agregó: "Todos los gobiernos nos hemos topado con él. Unos intentamos gestionarlo con responsabilidad, desendeudando al país en un marco de inclusión social y desarrollo industrial. Otros de orientación inversa -como el de Mauricio Macri- siempre han chocado la calesita con endeudamiento y fuga. Pero lo cierto es que ese funcionamiento bimonetario es un problema estructural de la economía argentina".

"Tampoco es una cuestión de clase: los dólares los compran tanto trabajadores para ahorrar o para hacer una diferencia que mejore el salario, como empresarios para pagar las importaciones necesarias para hacer funcionar su empresa, para ahorrar y también, bueno es decirlo, para fugar formando activos financieros en el exterior, siendo esta última actitud una de las que más han contribuido a las crisis cíclicas de la Argentina", remarcó.

En el texto, consideró que "tampoco es producto de las experiencias hiperinflacionarias de la Argentina".

"Circula en redes un pequeño video de un reconocido humorista ya fallecido, sobre la pasión nacional por el dólar. El video data de 1962: Arturo Illia no había asumido como Presidente y Raúl Alfonsín estaría todavía de pantalones cortos en Chascomús.

La coartada de la 'hiper' para explicar el problema es también insuficiente. Basta recordar a Perón Presidente en la década del ’50 preguntando: "¿Alguien vio alguna vez un dólar?", manifestó.

En otro tramo del escrito, indicó que "la Argentina es el único país con una economía bimonetaria: se utiliza el peso argentino que el país emite para las transacciones cotidianas y el dólar estadounidense que el país -obviamente- no emite, como moneda de ahorro y para determinadas transacciones como las que tienen lugar en el mercado inmobiliario".

"¿Alguien puede pensar seriamente que la economía de un país pueda funcionar con normalidad de esa manera?", se preguntó la ex mandataria.

Hay "funcionarios que no funcionan"

La vicepresidenta Cristina Kirchner apuntó esta tarde a la oposición, pero también advirtió que en el Gobierno hay "funcionarios y funcionarias que no funcionan".

"En este marco de derrumbe macrista más pandemia, quienes idearon, impulsaron y apoyaron aquellas políticas, hoy maltratan a un Presidente que, más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los ´defectos´ que me atribuían y que según no pocos, eran los problemas centrales de mi gestión", resaltó.

En una carta que publicó en las redes sociales, sostuvo: "El punto cúlmine de ese maltrato permanente y sistemático, se produjo hace pocos días en un famoso encuentro empresario autodenominado como lugar de ideas, en el que mientras el Presidente de la Nación hacía uso de la palabra, los empresarios concurrentes lo agredían en simultáneo y le reprochaban, entre otras cosas, lo mucho que hablaba".

"El que decide es el Presidente"

La vicepresidenta y ex presidenta también salió al cruce de las versiones que le atribuyen injerencia sobre el jefe de Estado por haber sido quien lo nominó como candidato presidencial el año pasado.

"Si algo tengo claro es que el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno. Es el que saca, pone o mantiene funcionarios. Es el que fija las políticas públicas", argumentó.

Según dijo, "no es fácticamente posible que prime la opinión de cualquier otra persona que no sea la del Presidente a la hora de las decisiones".

"En la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale qué intereses lo o la mueven", completó en una carta difundida en sus redes sociales.

Cristina y Alberto: se mostraron juntos por última vez cuando se anunció el canje de deuda.
Cristina y Alberto: se mostraron juntos por última vez cuando se anunció el canje de deuda.

Cristina y Alberto: se mostraron juntos por última vez cuando se anunció el canje de deuda.

Una situación "agobiante"

La vicepresidenta Cristina Kirchner admitió hoy que "el freno a la economía y la incertidumbre generalizada sobre qué va a pasar con nuestra vida son agobiantes" y consideró que "no está explicado en ningún libro ni hay teoría que lo resuelva".

"No hay soluciones. Es permanente ensayo y error. O mejor dicho: brote, contagio y volver otra vez para atrás", consignó.

Así lo dijo en una publicación que difundió en las redes sociales para conmemorar los diez años de la muerte de su esposo el ex presidente Néstor Kirchner.

"Cuando terminé mi gestión el 10 de diciembre de 2015 la Argentina estaba desendeudada, el FMI, al que le debíamos desde 1957, era solo un recuerdo de los mayores de 21 años, los pagos de la deuda reestructurada en el 2005 y en el 2010 se llevaban a cabo con normalidad y sin recurrir a nuevo endeudamiento, y el perfil de vencimientos para los años subsiguientes era más que sostenible", consignó.