La crisis de Sri Lanka es una advertencia para otras naciones asiáticas

·8 min de lectura
Un manifestante antigubernamental de Sri Lanka sostiene una pancarta durante una protesta exigiendo la renuncia del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, en Colombo.
Sri Lanka se convirtió en el primer país del pacífico asiático en dejar de pagar la deuda externa en 20 años

Sri Lanka se encuentra en medio de una crisis económica profunda y sin precedentes que ha provocado enormes protestas y la renuncia de su presidente después de huir del país. Según la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), otros países podrían correr el riesgo de sufrir problemas similares.

"Los países con altos niveles de deuda y un espacio político limitado enfrentarán presiones adicionales. No hay que ver muy lejos, Sri Lanka es una señal de advertencia", dijo el sábado la directora del FMI, Kristalina Georgieva.

Afirmó que las naciones en desarrollo también han estado experimentando salidas de capital sostenidas durante cuatro meses consecutivos, poniendo en riesgo sus sueños de estar ponerse al día con las economías avanzadas.

Sri Lanka está luchando para pagar importaciones cruciales como alimentos, combustible y medicinas para sus 22 millones de habitantes, mientras lucha contra una crisis de divisas.

La inflación se ha disparado alrededor del 50%, con los precios de los alimentos un 80% más altos que hace un año. Este año, la rupia de Sri Lanka ha perdido valor frente al dólar estadounidense y otras monedas mundiales importantes.

Muchos culpan al expresidente Gotabaya Rajapaksa por manejar mal la economía con políticas desastrosas cuyo impacto sólo fue exacerbado por la pandemia.

A lo largo de los años, Sri Lanka había acumulado una gran cantidad de deuda: el mes pasado, se convirtió en el primer país de la región del pacífico asiático en dejar de pagar la deuda externa en 20 años.

Rescate

Sus funcionarios habían estado negociando con el FMI un rescate de 3.000 millones de dólares, pero esas conversaciones están actualmente estancadas en medio del caos político.

Y los mismos vientos globales en contra -el aumento de la inflación y las tasas de interés, la depreciación de las monedas, los altos niveles de deuda y la disminución de las reservas de divisas- también afectan a otras economías de la región.

China ha sido un prestamista dominante para varias de estas naciones en desarrollo y, por lo tanto, podría controlar sus destinos de manera crucial. Pero,en gran medida, no está claro cuáles han sido las condiciones de préstamo de Beijing, o cómo puede reestructurar la deuda.

Donde China tiene gran responsabilidad, según Alan Keenan de International Crisis Group, es en alentar y apoyar costosos proyectos de infraestructura que no han producido grandes retornos económicos.

"Igualmente importante ha sido su apoyo político activo a la familia gobernante Rajapaksa y sus políticas... Estos fracasos políticos están en el corazón del colapso económico de Sri Lanka, y hasta que sean remediados mediante un cambio constitucional y una cultura política más democrática, es poco probable que Sri Lanka pueda escapar de su pesadilla actual", dijo.

Es preocupante que otros países parezcan estar en una trayectoria similar.

Los hermanos Rajapaksa
Los hermanos e Mahinda (izq.) y Gotabaya Rajapaksa gobernaron el país durante 20 años.

Laos

La nación sin salida al mar de Asia oriental, de más de 7,5 millones de personas, ha estado enfrentando el riesgo de no pagar sus préstamos extranjeros durante varios meses.

Y ahora un aumento en los precios del petróleo, debido a la invasión rusa de Ucrania, ha ejercido una mayor presión sobre los suministros de combustible, elevando el costo de los alimentos en un país donde se estima que un tercio de la población vive en la pobreza.

Los medios de comunicación locales informaron que hay largas filas para obtener combustible y dijeron que algunos hogares no han podido pagar sus facturas.

La moneda de Laos, el kip, se ha desplomado y ha bajado más de un tercio frente al dólar estadounidense este año.

Las tasas de interés más altas en los EE.UU. han fortalecido el dólar y debilitado las monedas locales, aumentando su carga de deuda y encareciendo las importaciones.

Laos, que ya está muy endeudado, lucha por pagar esos préstamos o pagar las importaciones como el combustible. El Banco Mundial dice que el país tenía 1.300 millones de dólares en reservas a partir de diciembre del año pasado.

Pero sus obligaciones anuales totales de deuda externa son aproximadamente la misma cantidad hasta 2025, equivalente a aproximadamente la mitad de los ingresos internos totales del país.

Como resultado, Moody's Investor Services, una sociedad de calificación crediticia de bonos, rebajó la calificación de la nación gobernada por comunistas a "basura" el mes pasado, una categoría en la que la deuda se considera de alto riesgo.

China ha prestado enormes cantidades de dinero a Laos en los últimos años para financiar grandes proyectos como una planta hidroeléctrica y un ferrocarril. Según funcionarios laosianos que hablaron con Xinhua, la agencia de noticias estatal china, Beijing ha emprendido 813 proyectos por valor de más de US$16 mil millones solo el año pasado.

Un tren de carga que transporta contenedores parte hacia Vientiane tras la apertura del Ferrocarril China-Laos
China ha estado otorgando préstamos a Laos, que se cree que está al borde de la bancarrota.

La deuda pública de Laos ascendió al 88% de su Producto Interno Bruto (PIB) en 2021, según el Banco Mundial, y casi la mitad de esa cifra se debe a China.

Los expertos señalan años de mala gestión económica en el país, donde el Partido Revolucionario del Pueblo Lao, ha ocupado el poder desde 1975.

Pero Moody's Analytics ha señalado el aumento del comercio con China y la exportación de energía hidroeléctrica como desarrollos positivos: "Laos tiene una gran oportunidad de evitar la zona de peligro y la necesidad de un rescate", dijo el economista Heron Lim en un informe reciente.

Pakistán

Los precios del combustible en Pakistán han subido alrededor de un 90% desde finales de mayo, después de que el gobierno terminara con los subsidios al combustible. Está tratando de controlar el gasto mientras negocia con el FMI para reanudar un programa de rescate.

La economía está luchando con el aumento del costo de los bienes. En junio, la tasa de inflación anual alcanzó el 21,3%, la más alta en 13 años.

Al igual que Sri Lanka y Laos, Pakistán también enfrenta bajas reservas de divisas, que se han reducido casi a la mitad desde agosto del año pasado.

Ha gravado un impuesto del 10% a la industria a gran escala, durante un año, para recaudar 1.930 millones de dólares en un intento de reducir la brecha entre los ingresos y los gastos del gobierno, una de las demandas clave del FMI.

"Si pueden desbloquear estos fondos, otros prestamistas financieros como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos pueden estar dispuestos a extender el crédito", dijo a la BBC Andrew Wood, analista de S&P Global Ratings.

El ex primer ministro Imran Khan, que prometió solucionar algunos de estos problemas, fue expulsado del poder, aunque la economía fluctuante no fue la única razón.

El mes pasado, un alto ministro del gobierno de Pakistán pidió a los ciudadanos que redujeran la cantidad de té que beben para reducir las facturas de importación del país.

Un hombre bebe té de un platillo en un restaurante en Islamabad
Pakistán es el mayor importador de té del mundo, conocido localmente como "chai", y paga más de 515 millones de dólares al año para traer el producto.

Una vez más, China juega un papel aquí, ya que, según los informes, Pakistán tiene más de una cuarta parte de su deuda a Beijing.

"Pakistán parece haber renovado un préstamo comercial frente a China y esto se ha sumado a sus reservas de divisas y hay indicios de que se acercarán a China durante la segunda mitad de este año", agregó Wood.

Maldivas

Maldivas ha visto crecer su deuda pública en los últimos años y ahora está muy por encima del 100% de su PIB.

Al igual que Sri Lanka, la pandemia golpeó una economía que dependía en gran medida del turismo.

Los países que dependen tanto del turismo tienden a tener índices de deuda pública más altos, pero el Banco Mundial dice que la nación isleña es particularmente vulnerable a los costos más altos del combustible porque su economía no está diversificada.

El banco de inversión estadounidense JPMorgan ha dicho que este famoso destino de vacaciones corre el riesgo de incumplir su deuda a fines de 2023.

Bangladesh

En Bangladesh la inflación llegó a su máximo de 8 años, alcanzando el 7,42%.

Con la disminución de las reservas, el gobierno actuó rápidamente para frenar las importaciones no esenciales, flexibilizando las reglas para atraer remesas de millones de emigrantes que viven en el extranjero y reduciendo los viajes al exterior de los funcionarios.

"Para las economías que tienen déficits de cuenta corriente, como Bangladesh, Pakistán y Sri Lanka, los gobiernos enfrentan serios obstáculos para aumentar los subsidios. Pakistán y Sri Lanka recurrieron al FMI y a otros gobiernos en busca de asistencia financiera", explicó a la BBC Kim Eng Tan, analista de S&P Global Ratings.

"Bangladesh ha tenido que volver a priorizar el gasto público e imponer restricciones a las actividades de los consumidores", añadió.

El aumento de los precios de los alimentos y la energía amenaza la economía mundial golpeada por la pandemia. Ahora, las naciones en desarrollo que se han endeudado mucho durante años están descubriendo que sus cimientos débiles las hacen particularmente vulnerables a las ondas expansivas globales.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente