La crisis humanitaria en Siria gana gravedad pero pierde fondos y atención

Beirut, 9 may (EFE).- Ante el inicio este lunes de una conferencia de donantes organizada por la Unión Europea (UE), ONG presentes en Siria alertan de que las necesidades son más grandes que nunca ante una grave crisis económica, exacerbada por la guerra en Ucrania, y temen que un desvío de atención merme aún más los fondos destinados al país árabe.

La VI Conferencia de Bruselas, en busca de financiación para Siria y para millones de refugiados huidos a otros países de la región, llega después de que los fondos para esta causa cayesen en picado en los últimos dos años y de que el Plan de Respuesta Humanitaria de la ONU para 2021 no lograse recaudar ni la mitad de los 4.200 millones de dólares requeridos.

"Nos preocupa que la atención se esté alejando de Siria dadas las otras crisis en desarrollo en el mundo, como la de Ucrania (...) Siria no se puede permitir otra década de adversidad y la solidaridad internacional es más necesaria que nunca", alertó a Efe Samah Hadid, del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, en inglés).

Tras cerca de once años de conflicto armado, la población enfrenta dificultades debido a una crisis económica "sin precedentes" que les obliga a "saltarse comidas, quemar ropa para calentarse y enviar a sus hijos a trabajar para poder sobrevivir", explicó la jefa de Promoción del NRC para Oriente Medio.

EL IMPACTO DE LA GUERRA UCRANIANA

La inseguridad alimentaria "crónica" se está exacerbando debido a la crisis ucraniana, con el trigo o el combustible "cada día" más fuera del alcance, por lo que a Hadid le preocupan los "actuales" recortes en la financiación y los que puedan estar por venir.

"Ahora 14 millones de sirios dependen de la ayuda humanitaria, por lo que cualquier nuevo recorte va a poner vidas en riesgo", sentenció.

La subdirectora de la ONG Mercy Corps para Siria, Nicole Hark, coincidió en que Ucrania "no ha hecho más que empeorar" una situación ya "nefasta" y se mostró especialmente preocupada por la capacidad de la población para acceder a la comida en medio de la creciente inflación.

A estas dificultades se suma el impacto que tuvo en las cosechas la sequía registrada el pasado año en el país, donde este 2022 se prevé más escasez de agua mientras los agricultores "reducen sus esfuerzos" debido a la subida de precios, agregó Hark en declaraciones a Efe.

"Si no se aumenta la financiación para Siria, se sentirán de forma inmediata consecuencias nefastas", alertó la subdirectora de Mercy Corps.

LAS CONSECUENCIAS DEL RECORTE

También son "abrumadoras" las necesidades en el sector sanitario de Siria, donde "muchos" hospitales y clínicas han sido dañados o destruidos durante la guerra; "un gran número" de trabajadores han huido del país o han perecido, y "la mayoría" de centros sufren regularmente escasez de medicinas y materiales médicos.

Así lo describe Claire San Filippo, jefa de misión de Médicos Sin Fronteras (MSF) Siria, al alertar de que "la respuesta humanitaria no se corresponde con las necesidades".

Según explicó a Efe, a lo largo de 2021 MSF vio cómo varios centros de salud y proyectos tuvieron que reducir sus actividades o incluso echar el cierre "tras perder sus fondos", lo que llevó a la organización a incrementar los servicios prestados para cubrir "lagunas críticas".

La reducción se hizo más aparente la pasada primavera y, si bien MSF pudo responder con más apoyo en salud reproductiva y agua y saneamiento, San Filippo advierte de que los efectos de los recortes ponen más presión sobre las ONGs que siguen operando y los propios ciudadanos.

Los enfermos tienen que desplazarse más lejos para obtener atención médica y, con los crecientes precios del transporte, muchos se ven obligados a esperar.

EL NOROESTE A MERCED DE RUSIA

Todas las fuentes coincidieron en que la crisis humanitaria afecta con especial fuerza al noroeste del país, considerado el último bastión opositor y donde hay 2,8 millones de desplazados, la mayoría residentes en abarrotados campamentos.

El próximo julio, el Consejo de Seguridad de la ONU deberá decidir una vez más si renovar o no el mecanismo de entrada de ayuda a través de Turquía, la única vía por la que llegan suministros a esta región fuera del control del Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad.

Rusia, aliada de Damasco en el conflicto utiliza este asunto como un "punto constante de ventaja para extraer concesiones" a los donantes, de acuerdo con la investigadora del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) Natasha Hall, quien no descartó que el asunto ucraniano pueda formar parte de un nuevo regateo ruso para permitir el acceso de ayuda a la zona.

Hall, que recientemente investigó cómo el Gobierno sirio se hizo con al menos 100 millones de dólares de las ayudas internacionales gracias a las diferencias en el tipo de cambio, considera más necesaria que nunca una auditoría de la respuesta humanitaria en Siria ante la bajada de fondos y el aumento de las necesidades.

Noemí Jabois

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente