Casan a sus bebés de 20 días para poder comer: un dilema terrible en Afganistán

·4 min de lectura

Casar a las hijas pequeñas o que la familia se muera de hambre. Es la terrible decisión que están teniendo que tomar cada vez más afganos para hacer frente a la crisis económica que vive el país desde la llegada al poder de los talibanes y la retirada de gran parte de la ayuda internacional.

Han pasado más de tres meses desde que los extremistas se hicieron con el control de Afganistán, ya se han ido las cámaras y el enfoque mediático y lo que quedan son miles y miles de personas en condiciones dramáticas: las sequías, la llegada del frío y el colapso económico han provocado que millones de hogares estén al borde de la inanición, tal y como señalan diversas agencias de Naciones Unidas.

El matrimonio infantil ha aumentado en Afganistán como consecuencia de la crisis económica. (REUTERS/Lucy Nicholson)
El matrimonio infantil ha aumentado en Afganistán como consecuencia de la crisis económica. (REUTERS/Lucy Nicholson)

Y el futuro próximo no se presenta mucho mejor porque la del país se va a convertir en la peor crisis humanitaria del mundo e incluso se estima que el 97% de la población podría caer por debajo del umbral de la pobreza a mediados de 2022.

Las consecuencias ya se hacen notar y como de costumbre van en contra del colectivo más vulnerable: las niñas. Tal y como cuenta Reuters, la pobreza extrema ha hecho que aumenten los matrimonios infantiles. Padres que casan a sus hijas a muy temprana edad para conseguir las dotes y tener dinero para alimentarse o para pagar deudas.

Activistas por los derechos de las mujeres han documentado numerosos casos e incluso Unicef señala a familias que han ofrecido en matrimonio a niñas de solo 20 días a cambio de una dote. Esta cuantía económica varía entre los 500 y los 2.000 dólares (entre 446 y 1.784 euros), aunque las niñas más pequeñas pueden llegar a costar más.

Reuters ha tenido la oportunidad de documentar el caso de Fazal, un trabajador que ha casado a sus hijas de 15 y 13 años con hombres que las doblan en edad. "No tenía otra forma de alimentar a mi familia y pagar mi deuda. ¿Qué más podría haber hecho?", argumenta, tras recibir por estos matrimonios unos 3.000 dólares (2.675 euros)."Espero desesperadamente no tener que casar a mi hija menor de siete años", concluye.

Aunque el matrimonio infantil siempre ha estado presente en el país, el riesgo es que su prevalencia aumente en los próximos meses ante la desesperación social. Así, los activistas consideran que podría duplicarse. Una de las más conocidas, Wazhma Frogh, ha señalado que todos los días escucha historias relacionadas con matrimonios de niñas de menos de 10 años, aunque no sabe si las pequeñas son obligadas a mantener relaciones sexuales antes de alcanzar la pubertad.

Wazhma Frogh es una de las activistas más importantes por los derechos de las mujeres. (Photo by Riccardo S. Savi/Getty Images)
Wazhma Frogh es una de las activistas más importantes por los derechos de las mujeres. (Photo by Riccardo S. Savi/Getty Images)

Antes de la llegada de los talibanes, la edad mínima legal para casarse eran 16 años, dos por debajo del mínimo reconocido internacionalmente. Sin embargo, los extremistas se guían por la sharía o ley islámica, en la que no se fija una edad mínima. Los datos más recientes muestran que el 28% de las niñas se casan antes de los 18 años en el país y el 4% antes de los 15. Si las crisis continúa las cifras pueden dispararse. Y es que se cree que aproximadamente el 50% de las menores de 18 serían obligadas a contraer matrimonio.

Las consecuencias para ellas son devastadoras: mayor riesgo de violación conyugal, abuso doméstico, explotación y complicaciones peligrosas en el embarazo.

Cuando los talibanes accedieron por primera vez al poder, entre 1996 y 2001, prohibieron la educación de las niñas. En esta ocasión han prometido que podrían seguir estudiando, pero sin aclarar en qué condiciones, por lo que los matrimonios infantiles siguen rondando. 

La intención de los donantes es condicionar la ayuda a la defensa de los derechos de niñas y mujeres. Está por ver cómo evoluciona esta crisis en la que las niñas se están llevando la peor parte.

EN VÍDEO I Desesperación total en el aeropuerto de Kabul para escapar de Afganistán ante la llegada de los talibanes

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente