“Crisis del cuidado”: Cepal advierte de retrocesos en trabajo no remunerado de mujeres

La Comisión para América Latina y El Caribe urgió a los gobiernos a hacer más para financiar y formalizar el trabajo de aquellas personas que cuidan a otras, labores desarrolladas tradicionalmente por mujeres de forma no remunerada o en la informalidad, un flagelo que empeoró con la pandemia.

La pandemia del Covid-19 generó un retroceso de casi 20 años en los niveles de participación laboral de las mujeres en la región de América Latina y El Caribe, limitando su autonomía económica, según los datos de la Cepal.

Sin embargo, los niveles de desempleo y la tasa de participación laboral de las mujeres no se explican únicamente por el debilitamiento del empleo en general, sino con la sobrecarga del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado.

De acuerdo con el informe, presentado en el marco de la decimoquinta Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, que se celebró esta semana en Buenos Aires, las mujeres trabajan más horas que los hombres, pero menos de forma remunerada.

En efecto, el tiempo destinado al trabajo doméstico y no remunerado en el caso de las mujeres es del 19,6%, comparado con el 7,3% de los hombres. En otras palabras, las mujeres dedican entre 6,3 y 29,5 horas más por semana que los hombres a estas tareas.

Al tiempo, solo 35,5% del ingreso laboral individual está en manos de mujeres, mientras que el 38% de las mujeres jóvenes no estudian ni trabajan con remuneración.

La Cepal también analizó la participación política femenina y notó que las mujeres ocupan apenas el 24,9% de los lugares electivos en gobiernos locales debido, entre otros aspectos, a la escasez de tiempo

En 2021, las mujeres ocupaban el 33,6% de los escaños de los parlamentos nacionales en América Latina y El Caribe. La Cepal estima que a este ritmo tomará más de 40 años alcanzar la paridad en esos órganos legislativos.

Con EFE