Las crisálidas de estas mariposas tropicales parecen joyas preciosas

En la naturaleza existen ejemplares únicos, cuya belleza singular hace las delicias del ser humano. Ejemplo de ello son estas crisálidas recubiertas de una cutícula dorada y pertenecientes a la familia de la mariposa ‘Tithorea Tarricina’, también conocida como ‘mariposa de alas de tigre con mancha de crema’. Se trata de larvas inalteradas que parecen estar forjadas en oro de 24 quilates.

Estas crisálidas destacan por su aspecto de piedras preciosas y proceden de Costa Rica. Ellas y sus ejemplares más grandes son requeridos con frecuencia para ser expuestos en galerías de todo el mundo. Los trabajadores que allí desempeñan su labor se encargan de desempaquetar, inspeccionar y transferir con cuidado las mariposas y sus larvas para darlas a conocer y acercarlas al gran público.

La mariposa ‘Tithorea Tarricina’ pertenece a la subfamilia ‘Danainae’ y está presente en México y en áreas de América Central y del Sur. Los ejemplares adultos se distinguen de otras especies por su color negro con puntos blancos en las alas anteriores y las posteriores, así como por su área central anaranjada. Este tipo de mariposa suele estar dejarse ver en áreas forestales a una altura que oscila desde los 1.500 metros hasta el nivel del mar.