El “cripto invierno” entra en nueva fase tras la quiebra de FTX

La plataforma de criptomonedas FTX se acogió al proceso de bancarrota en Estados Unidos y su fundador, Sam Bankman-Fried, renunció tras una semana turbulenta que derivó en la quiebra de uno de los principales exchanges de criptomonedas del mundo.

La plataforma de criptomonedas FTX anunció la bancarrota luego de una semana donde los temores de su inminente quiebra desplomaron el mercado de criptomonedas.

FTX, una de las empresas más importantes del sector, que llegó a estar valorada en 32.000 millones de dólares, aseguró que la declaración de bancarrota es la medida adecuada para gestionar los activos de la compañía y proteger los intereses de sus accionistas.

La quiebra afectará a unas 130 empresas afiliadas, incluida su firma de inversiones Alameda Research, pero no a las filiales Ledgerx.LLC, FTX Digital Markets, LTD, FTX Australia y FTX Express Pay.

También anunciaron que el nuevo consejero delegado será John J. Ray III, mientras que Bankman-Fried, su fundador y CEO, entre numerosos empleados de la firma continuarán trabajando para asistir al nuevo máximo responsable y a profesionales independientes durante el proceso de quiebra.

El anuncio se dio tan solo después de que las autoridades de Bahamas, donde FTX tiene su sede, congelasen los activos del grupo y diesen los primeros pasos para nombrar a un encargado de liquidar una de sus entidades.

En los últimos días, las dudas sobre la solvencia de la compañía se dispararon, lo que llevó a muchos usuarios a retirar masivamente el dinero, dejando a FTX sin liquidez y en busca de un rescate.

Binance, la principal plataforma de intercambio de monedas del mundo, inluso anunció que retiraba la oferta de compra que había anunciado un día antes, cuando se había ofrecido a acudir en apoyo de su rival.

"Nuestra intención en un principio fue la de apoyar a los clientes de FTX en su búsqueda de liquidez, pero el asunto escapa a nuestro control y nuestra capacidad de ayuda", afirmó Binance en un comunicado.

El movimiento provocó otra caída del FTT, el activo digital de FTX, y contagió fuertes caídas a todo el mercado de criptomonedas, justo un año después de que el bitcoin alcanzase su máximo histórico.

Bankman-Fried pidió disculpas y admitió que cometió errores a la hora de calcular los niveles de liquidez que eran necesarios. El multimillonario, de 30 años, aseguró que buscaba liquidez y evitar una quiebra que finalmente se materializó hoy. Se calcula que el déficit ronda los 8.000 millones de dólares.

Según una fuente de The Wall Street Journal, FTX prestó el dinero de sus clientes a su firma de inversiones, Alameda Research, que lo usó en agresivas operaciones y que ahora debe a la plataforma unos 10.000 millones de dólares.

Con EFE