Los crinoideos: una mezcla entre estrellas de mar y erizos con millones de años de vida

Existen especies marinas poco desconocidas para el público general. Ejemplo de ello son los crinoideos, parientes de las estrellas de mar y los erizos, pero con una antigüedad que se remonta a 490 millones de años atrás. Este animal ya cubría el fondo del mar con multitud de ejemplares durante el Paleozoico, la primera de las tres eras en las que se divide la historia más reciente de la vida en la tierra y la etapa anterior al Mesozoico.

De hecho, es el grupo de equinodermos vivientes más antiguo, aunque actualmente apenas sobreviven poco más de 600 especies. Estas reciben el nombre común de ‘lirios de mar’, debido al aspecto ramificado de sus brazos. Las hay que viven fijas al fondo del mar, por debajo de los 200 metros de profundidad. Otras se mueven lentamente, muy cerca del fondo marino, pero sin permanecer ancladas.

Su cuerpo tiene forma de copa y desde su centro parten cinco brazos, que se ramifican o subdividen según las especies. Sus extremidades, también conocidas como ‘rayos’, están orientadas en un mismo plano, dando la apariencia de una estrella con plumas, razón por la cual recibe ese apodo en inglés: ‘featherstar’. Están compuestas por osículos braquiales, ligamentos, músculos…así como por extensiones de los sistemas nervioso, vascular y reproductivo.

Los colores de los crinoideos pueden ser negro, amarillo, naranja, rojo, verde, blanco o marrón, e incluso puede combinar varias tonalidades, mediante bandas concéntricas o líneas. Se distribuyen en todos los mares, excepto el Mar Negro y el Báltico y se alimentan de zooplancton y fitoplancton.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente