'Crepúsculo' la hubiera pifiado a lo grande con su idea original

·3 min de lectura

Cómo olvidar el éxito de la saga Crepúsculo. La popularidad de sus novelas despegó una de las franquicias más populares en la historia del cine con cinco películas estrenadas entre 2008 y 2012, que generaron nada menos que 3.4 mil millones de dólares. Un fenómeno abismal que no supo de fronteras y convirtió a sus protagonistas -Kristen Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner- en verdaderas estrellas juveniles. 

El trío amoroso entre una adolescente frágil y retraída con un vampiro taciturno y un hombre lobo valiente marcó a toda una generación, sin embargo las cosas podrían haber sido muy distintas.

Kristen Stewart, Robert Pattinson y la directora Catherine Hardwicke en la premiere de 'Crepúsculo' durante el Festival de Cine Internacional de Roma en el Auditorium Parco della Musica el 3 de octubre de 2008 en Roma, Italia (Photo by Elisabetta A. Villa/WireImage)
Kristen Stewart, Robert Pattinson y la directora Catherine Hardwicke en la premiere de 'Crepúsculo' durante el Festival de Cine Internacional de Roma en el Auditorium Parco della Musica el 3 de octubre de 2008 en Roma, Italia (Photo by Elisabetta A. Villa/WireImage)

Catherine Hardwicke, la directora de la primera película, ha contado un detalle hasta ahora desconocido que podría haber derivado en un fracaso monumental. Al parecer, en los inicios del proyecto existía el interés comercial de atraer a la audiencia masculina y para ello el guionista Mark Lord había incluido características que habrían hecho trinar a los fans.

Según cuenta la cineasta en el podcast The Big Hit Show, cuando se sumó al proyecto existía un primer libreto que mostraba a Bella Swan como una mujer atleta y de armas tomar, protagonizando escenas de acción como una persecución del FBI en jet skis. Es más, en esta cinta que comienza cuando la joven decide irse a vivir con su padre al pueblo de Forks, la protagonista iba a disparar a los vampiros con un arma.

Es decir, la descripción que ahora recuerdan Catherine Hardwicke y Mark Lord no tiene nada que ver con la Bella frágil de segundo plano en el instituto, sin esfuerzos reales en el deporte y entregada al amor de Edward Cullen, el personaje encarnado por Robert Pattinson. De esta manera, Crepúsculo hubiera sido una adaptación a la gran pantalla completamente diferente a la historia plasmada en los libros, provocando el enfado de millones de fans.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El propio Mark Lord ha revelado que "querían tomar el concepto (de Romeo y Julieta con vampiros) y construir una estructura que fuera mucho más parecida a una estructura cinematográfica". Así, ha reconocido que apostó por la acción a raudales para darle algo más al público masculino porque a los productores no les acababa de convencer tanto romance. De esta forma, el guion contaba con tramas impactantes como el asesinato de Carlisle Cullen (Peter Facinelli), el padre de Edward, y de Charlie Swan (Billy Burke), el progenitor de Bella.

También se ha conocido que Mark Lord quería que Bella fuese un personaje femenino más fuerte en lugar de centrarse tanto en su romance con Edward. "Quería que esa chica dispare a algunos vampiros. Quiero que lo reviente todo", destaca. Por eso, en esta versión inicial, la protagonista se concebía como una suerte de cazavampiros que disparaba a estos seres con una escopeta antes de convertirse ella misma en una de dichas criaturas. 

Pese a que este guion se mantuvo durante un tiempo en las primeras etapas de desarrollo de la película, cuando Catherine Hardwicke tomó las riendas del proyecto directamente lo rechazó. "Dije: Primero de todo, este guion tiene que tirarse a la basura. No es bueno. Tienes que hacerlo como el libro. El guion original tenía, literalmente, a Bella conduciendo motos acuáticas y siendo perseguida por el FBI. Era una estrella del atletismo. Nada que ver con el libro".

Evidentemente semejante cambio radical habría enfadado a los fans, sobre todo porque se desviaba por completo de las características que convertían a Bella en la Julieta moderna del público. Era un personaje completamente diferente a la damisela en apuros de las novelas de Stephenie Meyer, llevando la saga por derroteros de acción que habrían dejado al romance popular en segundo plano.

Ahora, a toro pasado, es evidente que Catherine Hardwicke acertó con su adaptación, escribiendo el guion en el que se basó la primera película de la saga junto Melissa Rosenberg. Y es que, tras el lanzamiento de Crepúsculo, que finalmente explotó la icónica historia de amor, se desarrollaron cuatro películas más que dieron la campanada hasta el punto de que la franquicia sigue siendo considerada un fenómeno alrededor del mundo (con Netflix encendiendo este fanatismo al incluir las entregas en su catálogo): Luna Nueva (2009), Eclipse (2010), Amanecer - Parte 1 (2011) y Amanecer - Parte 2 (2012).

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente