Crece la preocupación global por el nuevo avance del coronavirus

Elisabetta Piqué

ROMA.- El temor mundial por el nuevo avance del Covid-19 crece a paso acelerado. La muerte de dos personas por el coronavirus en Italia -las primeras víctimas europeas-, así como la multiplicación de contagios en Corea del Sur e Irán y los primeros casos en otros países dispararon la preocupación por su alcance fuera de China.

En Corea del Sur los casos se multiplicaron por ocho en cuatro días y creció el foco en Irán, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que "el margen de maniobra se está estrechando" para contener la epidemia y llamó a todos los países a que inviertan con urgencia en la prevención del brote.

En Italia, donde murieron un hombre de 78 años en la región del Véneto y una mujer de 75 en la región de Lombardía, aumentaron los casos de contagio con el paso de las horas. Hasta ayer había 76 casos confirmados (54 en Lombardía, 17 en Véneto y cinco en otras regiones) y crecía el pánico a que una vasta zona del norte se convierta en la Wuhan de Italia, en referencia a la ciudad china donde se originó el virus.

Diez comunas en la provincia de Lodi, a las puertas de Milán, la capital económica de Italia -donde también se registró un primer caso-, están aisladas desde anteayer, con unos 50.000 habitantes obligados a permanecer en sus casas, así como escuelas y comercios cerrados y fiestas de Carnaval y misas canceladas.

Adriano Trevisan, albañil jubilado de 78 años, fue la primera víctima italiana. Murió anteanoche en el pueblo de Vó Euganeo, en la provincia de Padua, en el Véneto, donde estaba internado desde hacía diez días. En la región del Véneto, donde se tomaron medidas de aislamiento preventivo, hay otros 11 casos de contagio.

Aunque es en la región de Lombardía donde más crece la alarma. Una mujer de 75 años de Codogno -el pueblo donde vivía el denominado "paciente cero"- murió ayer. Allí también aumentó el número de infectados. Además, apareció un nuevo caso en Turín, la capital del Piamonte: una persona que habría corrido una maratón junto al "paciente cero" de Codogno, el hombre de 38 años que primero se contagió el coronavirus y que permanece estable.

Italia fue uno de los primeros países en imponer un bloqueo de los vuelos directos a China, pero al principio no había tomado medidas relacionadas con el aislamiento. Tras multiplicarse los casos de contagio, Lombardía y Véneto sí tomaron medidas restrictivas. Como la zona de Lodi es un área de trabajadores golondrina que van y vienen de Milán, se dispuso que los trenes no se detengan en las estaciones de Codogno, Maleo y Casalpusterlengo, localidades en el foco de la epidemia. Diez comunas de esa zona suspendieron las actividades e impusieron controles y tests a 4200 personas.

En suma, toda una zona crucial de Italia está paralizada, con decenas de pueblos convertidos en "fantasmas", con el objetivo de que "el virus pueda ser contenido dentro de una zona geográfica específica", dijo el ministro de Salud, Roberto Speranza.

No sorprendió que el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, volviera a advertir que la situación global es apremiante. "Aún estamos en una fase en la que es posible contener la epidemia, pero el margen de maniobra se está estrechando", dijo, y subrayó la amenaza del coronavirus en África, donde los sistemas sanitarios están mal equipados para ofrecer resistencia. Además, en Twitter, llamó a reunir una partida de 675 millones de dólares para apoyar a los países más vulnerables.

Los focos continuaron en expansión y se confirmaron los primeros casos de contagio en el Líbano e Israel, con lo que ya son tres los países afectados en Medio Oriente. El primero fue Irán, que registró sus cinco primeros casos a mediados de la semana. Ayer informó de nueve nuevos contagios y una muerte; se elevó a 28 las infecciones y seis los fallecidos.

Corea del Sur registró un nuevo pico de infecciones, con 229 nuevos casos, lo que suma un total de 433. Las autoridades advirtieron que la cifra podría aumentar sustancialmente, ya que más de 1000 miembros de la congregación de una iglesia en la que se originó este brote local dieron muestras de síntomas. El gobierno advirtió que la situación es "grave".

El único dato positivo era que en China continental, donde ya se registraron 2345 muertes, la epidemia parecía desacelerase. Se anunciaron ayer 96 nuevos fallecimientos, frente a 109 de la víspera. Y la cifra diaria de casos seguía a la baja, con 400 nuevos infectados ayer, frente a los 900 del viernes. El número total de contagiados ronda los 76.000.