Crece la preocupación en Corea del Norte por "epidemia intestinal aguda"

·3 min de lectura

Los medios estatales del hermético país asiático notificaron un brote de infecciones en el suroeste del país. Esto coincide con un momento donde aún continúa vigente la ola de coronavirus y más de 23.000 personas fueron registradas por “fiebres sospechosas”. La situación sanitaria es delicada en un territorio que padece las sanciones de Occidente.

Este viernes, la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA) dio cuenta que el líder norcoreano, Kim Jong-Un, y otros funcionarios confeccionaron paquetes de ayuda para 800 familias que son víctimas de una epidemia intestinal no identificada.

Desde esta semana, Corea del Norte reveló que está ante una “epidemia entérica aguda” causada por una enfermedad que no informaron, pero que atañe al tracto gastrointestinal.

La KCNA detalló que la asistencia elaborada por el Gobierno incluye “medicamentos, alimentos y necesidades diarias” para paliar la afección. Estas familias están radicadas en la ciudad de Haeju y el condado de Kangryong, en el suroeste del país.

El medio estatal detalló que Kim Jong-Un instó a sus colaboradores a que “cumplan con su deber en el trabajo para aliviar la desgracia y el sufrimiento de la gente lo antes posible”.

El miércoles, la propia KCNA había informado que el jefe de Estado dio la orden de someter a cuarentena a todos los casos sospechosos para impedir la propagación, al menos hasta que se esclarezcan de qué dolencia se trata.

En tanto que Corea del Sur está llevando a cabo una investigación para monitorear el origen del brote, el cual podría ser cólera o fiebre tifoidea, según explicó un funcionario del Ministerio de Unificación surcoreano, entidad que se involucra en asuntos intercoreanos.

La proliferación de enfermedades entéricas es una problemática corriente en Corea del Norte, dado que hay diversas regiones que no tienen un sistema de saneamiento de aguas adecuadas.

Este brote repentino generó preocupación en la provincia sureña de Hwanghae, bastión agrícola nacional, donde temen que aumente la escasez de alimentos que va en crecimiento y que ya se vio dañada por la ola de coronavirus.

Los casos de Covid-19 se mantienen tras semanas desde los primeros contagios y extiende la alarma sanitaria. El último reporte notificó que más de 23.000 civiles tienen “fiebre sospechosa”, el método que utilizan para medir a los enfermos, dado su escasa capacidad de testeo.

Desde el inicio de la crisis del coronavirus a fines de abril, más de 4,58 millones de ciudadanos se enfermaron. No obstante, las cifras oficiales dan cuenta que el 99% se recuperó, solo 73 fallecieron y la cantidad de casos disminuye.

Estos datos no son completamente validados por la Organización Mundial de la Salud, quien estima un ocultamiento real de la situación por parte de Pyongyang. La entidad internacional no confía en que sea tan baja la tasa de mortalidad si la acumulación de casos positivos es tan alta y solamente 46.000 han recibido un tratamiento.

Desde los servicios de inteligencia de Seúl infirieron que es probable que los casos de fiebre no estén vinculados al coronavirus sino a otras enfermedades, como sarampión o diferentes afecciones tifoideas.

La crisis sanitaria en Corea del Norte está profundizada por un marco donde la emergencia alimentaria escala progresivamente, mientras el bloqueo y las sanciones de occidente restringen las capacidades económicas.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente