Crece apoyo a Kaepernick, en medio de protestas en EEUU

ROB MAADDI
ARCHIVO - En esta foto del 2 de octubre de 2016, aparecen arrodillados, de izquierda a derecha, Eli Harold, Colin Kaepernick y Eric Reid, de los 49ers de San Francisco, durante la interpretación del Himno Nacional antes de un partido ante los Cowboys de Dallas (AP Foto/Marcio José Sánchez, archivo)

En 2016, cuando Colin Kaepernick puso una rodilla en tierra durante la interpretación del Himno Nacional para condenar los abusos policiales y la injusticia social, lo dejaron prácticamente solo.

Políticos, dueños de los equipos e incluso otros jugadores lo criticaron. Hubo fanáticos que quemaron su jersey. Se le abucheó incluso en su estadio.

Cuatro años después, muchos consideran que su protesta anticipó lo que vendría.

Incluso el comisionado de la NFL Roger Goodell se ha disculpado con los jugadores por no escucharlos antes, y los alentó a protestar de manera pacífica.

“Nosotros, la National Football League, condenamos el racismo y la opresión sistemática de las personas de color. Nosotros, la National Football League, reconocemos que estuvimos equivocados al no escuchar antes a los jugadores de la NFL y alentamos a todos a que se expresen y protesten pacíficamente", dijo Goodell en un video difundido el viernes. "Nosotros, la National Football League, creemos que las vidas de los negros importan. Yo personalmente protesto con ustedes y quiero ser parte del cambio tan necesario en este país”.

La opinión global ha cambiado tanto que más personas cuestionan la validez de las críticas contra la postura de Kaepernick.

Drew Brees, quarterback estelar de los Saints de Nueva Orleáns, emitió el jueves una disculpa pública tras recibir una andanada de críticas de fanáticos y deportistas, incluidos algunos compañeros, por declarar que “jamás estaría de acuerdo con alguien que le falte al respeto a la bandera de Estados Unidos”.

Esa expresión de Brees fue esgrimida con insistencia por los críticos de Kaepernick. El presidente Donald Trump la reiteró el viernes, al señalar en Twitter: “Soy un gran fanático de Drew Brees. Pienso que él es de verdad uno de los mejores quarterbacks, pero no debió haberse retractado de su postura original, en la que honraba a nuestra magnífica bandera estadounidense”.

“La ANTIGUA GLORIA debe ser reverenciada, apreciada e izada en alto... Deberíamos pararnos erguidos, idealmente con un saludo o una mano en el corazón. Hay otras cosas con las que se puede protestar, pero no con nuestra gran bandera estadounidense. ¡¡¡NO SE ARRODILLEN!!!”.

Brees respondió en la misma red social al mensaje publicado por el presidente.

“Mediante mis conversaciones actuales con amigos, compañeros y líderes en la comunidad negra, me percato de que éste no es un asunto sobre la bandera estadounidense. Nunca lo ha sido”, escribió Brees. “No podemos usar más la bandera para alejar a la gente o distraerla de los problemas reales que enfrentan nuestras comunidades de raza negra.

“Hicimos eso en 2017 y, lamentablemente, lo traje de regreso con mis comentarios de esta semana. Debemos dejar de hablar de la bandera y poner nuestra atención en los problemas reales de la injusticia racial sistémica, la opresión económica, la brutalidad policial y la reforma judicial y carcelaria. ¡Estamos en un punto crítico de nuestra historia nacional! Si no es ahora, ¿cuándo?.

“Nosotros, como comunidad blanca, necesitamos escuchar y aprender del dolor y sufrimiento de nuestras comunidades negras. Debemos reconocer los problemas, identificar las soluciones y poner después esto en acción. La comunidad negra no puede hacerlo sola. Esto requiere de todos nosotros”.

La muerte de George Floyd, que encendió las protestas nacionales contra la injusticia racial y la brutalidad policial, hizo que mucha gente despertara para entender la raíz de los problemas que desembocaron en la manifestación pacífica de Kaepernick. Con su gesto, el entonces quarterback de los 49ers de San Francisco buscaba llamar la atención sobre esos asuntos, no denostar la bandera o el himno.

Kaepernick, de 32 años, no juega en la NFL desde 2016.

“La protesta trata realmente de hacer que rindamos cuentas por las cosas en las que decimos creer. Se trata de la igualdad y la justicia para todos”, destacó Kenny Stills, receptor de los Texans de Houston, quien ha puesto una rodilla en tierra para protestar desde la primera semana de la temporada de 2016.

Esta semana, Kyle Shanahan, entrenador de los 49ers, dijo que Kaepernick merece respeto y admiración por comenzar la protesta. Pete Carroll, entrenador de los Seahawks de Seattle, lo elogió por su valor y por sacrificar su carrera. Tony Dungy, estratega miembro del Salón de la Fama, comparó a Kaepernick con Muhammad Ali.

“Hay muchos paralelismos entre Colin y mi padre”, coincidió Khaliah, hija de Ali. “Él está al ciento por ciento con la integridad, sin importar el costo. Asumió un compromiso indudable con la mejoría de su gente y adoptó una postura sin complejos contra la injusticia. He visto que mucha gente intenta desalentar nuestro apoyo a Colin, algo que me parece impensable. Es un amigo de nuestra familia, amado y honrado”.

La NFL y sus equipos han expresado su apoyo a la igualdad y han instado a un cambio. Mediante un video difundido el jueves por la noche, Patrick Mahomes —Jugador Más Valioso de la NFL en 2018—, así como otros jugadores, pidieron que la liga “condene el racismo y la opresión sistémica de la gente de raza negra”, y admitan que se equivocaron al silenciar a los jugadores que protestaban de manera pacífica".

Goodell reconoció eso, en lo que constituye su declaración más enfática desde que Kaepernick y otros jugadores comenzaron sus protestas.

“Sin los jugadores negros, no habría NFL”, recalcó Goodell. “Y las protestas en todo el país son emblemáticas de los siglos de silencio, desigualdad y opresión de los jugadores, entrenadores, fanáticos y empleados negros. Estamos escuchando. Yo estoy escuchando y me acercaré a los jugadores que han alzado sus voces y a otros sobre la forma en que podemos mejorar y salir adelante para ser una familia mejor y más unida en la NFL”.

Kaepernick quiere todavía una oportunidad de jugar. En noviembre, la NFL organizó un entrenamiento en Atlanta, que resultó caótico y no generó nuevas ofertas de empleo para él.

“Colin es un talentoso jugador de fútbol” americano, dijo esta semana Russell Wilson, astro de los Seahawks “Recuerdo haber jugado en su contra. Ese tipo podía jugar, pero se levantó en defensa de algo más importante que el fútbol americano, la vida de la gente. Se pronunció por la gente que ha ido y venido y por todos los afroestadounidenses y contra la opresión que ha persistido”.

___

Los periodistas de la AP, Josh Dubow, Tim Booth y Steve Megargee, contribuyeron con este despacho.