Crean un test simple, sencillo y barato para detectar infecciones de Ébola

Un superviviente de Ébola colabora con el equipo médico para tratar a pacientes en el reciente brote de Ébola en la República Democrática del Congo. Foto tomada el 31 de Marzo de 2019. REUTERS/Baz Ratner

Muchos aún recordamos el último brote de Ébola. Principalmente por la cantidad de personas afectadas, pero también por el miedo que causó la posibilidad de que diese el salto desde África a otros continentes. Y uno de los problemas que hubo es que no hay métodos rápidos y fiables para saber si alguien esta infectado por el virus o no.

O mejor dicho, no lo había. Porque en un artículo reciente se explica que un equipo de investigación ha conseguido el componente principal para crear un test rápido y sencillo de usar, además de barato de generar, que permitiría saber si una persona está infectada o no.

[Te puede interesar: Encuentran virus del Ébola en el semen de supervivientes dos años más tarde]

Antes de explicar la técnica a usar, hay que dar un poco de contexto. El Ébola – el virus Marburg, muy relacionado – provoca grandes hemorragias y daños orgánicos a quienes infecta, y el porcentaje de mortalidad es muy alto, llegando hasta el 90%. No existe ninguna vacuna, al menos de momento.

Pero durante las primeras fases de la infección, los síntomas son indistinguibles de otras dolencias mucho menos severas. Provoca vómitos y diarreas, que se acompañan de fiebres altas. Síntomas que tienen en común con un sinfín de otras infecciones, especialmente en las zonas de África donde el Ébola es endémico.

El problema es que, para poder evitar una epidemia, es necesario aislar a los pacientes infectados. Y si no se puede saber si alguien está infectado por Ébola o no, no se pueden tomar las medidas necesarias. Ante una simple sospecha no se pueden emplear técnicas caras o especialmente complejas.

Aquí entra el descubrimiento del artículo. Lo que han conseguido los investigadores es desarrollar unos pequeños anticuerpos, unas proteínas en forma de Y, capaces de detectar el virus del Ébola y Marburg. De hecho, cualquiera de las cuatro variantes de Ébola y de las dos de Marburg.

[Te puede interesar: El gen que los murciélagos “le robaron” al ébola puede ayudar a entender la enfermedad]

Con estos anticuerpos, se crea un test muy sencillo. Los anticuerpos se impregnan sobre un papel de filtro. Cuando se sospecha que un paciente pueda tener Ébola o Marburg, se toma una pequeña muestra de fluidos corporales – sangre o saliva, principalmente – y se observa la reacción.

Si cualquier de los virus está presente, el papel de filtro cambia de color. Aún no han conseguido poder discriminar entre ambos virus. Es decir, si se encuentran presentes cualquiera de los dos virus, el papel cambia al mismo color. Se trata de un detalle menor, si tenemos en cuenta que los métodos de diagnóstico que existen hasta el momento son caros, difíciles de administrar y con escasa fiabilidad.

El test aún no está preparado para usarlo de manera habitual. Quedan todavía pruebas por hacer, pero son modificaciones menores. Así que ya estamos un poco mejor preparados frente a otro brote.