Crean el primer plástico que se puede reciclar infinitamente

J Toledo y José de Toledo
·2 min de lectura
Crean el primer plástico que se puede reciclar infinitamente
Crean el primer plástico que se puede reciclar infinitamente

Que tenemos un problema con el consumo de plástico ya lo sabemos. Y de hecho, incluso hay quien puede empezar a estar cansado de oír hablar tanto del problema, sin ver ninguna solución. Por eso un equipo de investigadores se ha puesto manos a la obra y ha creado el primer plástico que puede, potencialmente, reciclarse infinitas veces.

Porque el resto de plásticos, todos los que podemos encontrar hoy en día, no se pueden reciclar tantas veces como queramos. De hecho, muchos de ellos sólo se pueden reciclar una vez, y sólo para dar lugar a plásticos de baja calidad.

El problema está en que reciclar el plástico no es un proceso precisamente sencillo, y para conseguirlo hay que hacerlo pasar por un proceso que debilita su estructura química. Y eso, a su vez, significa que los productos que se pueden fabricar con plásticos reciclados son muy concretos.

Pero el nuevo tipo de plástico que han creado en la Universidad Estatal de Colorado, en Estados Unidos, tiene un proceso de reciclaje más sencillo. Hay que mantenerlo a una temperatura de 100ªC durante 24 horas, junto con una sustancia química – un catalizador – y lo que se consiguen son los ladrillos básicos de este tipo de plásticos.

El nombre técnico con tiolactonas bicíclicas – bicyclic thiolactones en inglés. Que son las mismas en el plástico original y en el reciclado, sin que su estructura química se haya visto dañada. Esto permite que se puedan fabricar todo tipo de productos con el plástico reciclado: embalajes, material deportivo, piezas de vehículos e incluso materiales de construcción.

Todo un logro. Pero no está libre de “peros”. Y el primero, y quizá el más importante, es que no se trata de una tecnología limpia. Sí, se reciclan materiales y se evita consumir recursos, pero… para hacerlo hay que mantener durante 24 horas el plástico a cien grados, y eso supone un consumo de energía enorme. Que tal vez compense el gasto de no producir plástico nuevo, pero eso habría que analizarlo.

Y otro problema está en el propio reciclaje. Para que el sistema de recuperación de este nuevo plástico funcione tiene que estar sólo: no debe haber otros tipos de plástico, ya que si no la integridad de las moléculas que lo forman no se puede mantener. Así que habría que separar estos nuevos plásticos de todos los demás en la planta de reciclaje. O eso, o crear un contenedor especial para que la gente lo separe y se pueda reciclar adecuadamente.

En cualquier caso, es un avance. Y uno interesante, ya que genera una nueva opción, una alternativa a lo que ya tenemos. No es perfecta, pero es un avance.

Más historias que te pueden interesar: