Crean 'campo de fuerza' anti-mosquito añadiendo grafeno al tejido

Mosquitos intentando atravesar un tejido protegido con grafeno con sus probóscides. (Crédito imagen: Brown University).

Desde que a comienzos de este siglo los rusos Gueim y Novosiólov idearan un método barato para crear grafeno (y estudiar sus propiedades, lo cual les valió el Nobel de física en 2010), los que nos dedicamos a la divulgación hemos oído hablar de este material de propiedades alucinantes en múltiples ocasiones.

Si has estado viviendo en una cueva en Siberia y no has oído hablar aún del grafeno, te diremos que se trata de un material tan fino que se compone de una sola capa de átomos de carbono dispuestos en forma de red hexagonal , lo cual no le impide ser 200 veces más resistente que el acero, o el mejor conductor de electricidad a temperatura ambiente que conocemos.

¿Aplicaciones? Innumerables, desde transistores que baten records de transmisión inalcanzables con silicio, hasta velas solaresbombillas ultra finas, futuros teléfonos móviles y pantallas plegables, y paneles solares híper eficaces.

Se dice que este material va a revolucionar nuestro futuro cercano, pero en lo que nunca pensé es que además nos ayudaría a combatir a un pequeño enemigo especialmente molesto en esta época del año: los mosquitos.

Reconozco que odio a estos diminutos chupasangres (tal vez porque soy un imán que los atrae). Pero no solo les aborrezco por el picor y molestia que ocasionan sus picaduras, sino por la gran cantidad de enfermedades y muertes que generan cuando se alimentan de nuestra sangre. La Organización Mundial de la Salud estima que los mosquitos matan a millones de personas cada año, a causa de las enfermedades que las hembras de estos dípteros (las únicas que pican) ayudan a expandir.

Pero vamos ya con el trabajo de estos investigadores de la Universidad Brown, institución privada de enseñanza con sede en Providence, Rhode Island, EE.UU. cuyo equipo, liderado por Robert H. Hurt acaba de publicar sus interesantes resultados sobre el uso de grafeno como barrera “anti mosquitos” en la revista PNAS.

Por lo que puedo leer, el equipo de Hurt probó a añadir una capa de óxido de grafeno a tejidos ligeros, para de ese modo crear ropa transpirable cuya resistencia impidiera que los mosquitos la atravesaran en busca de nuestra “sabrosa” piel. Como sucede muchas veces en ciencia, esto de los mosquitos se descubrió un poco por casualidad. En realidad, los investigadores buscaban crear tejidos que protegieran a quienes lo llevaran contra los agentes químicos tóxicos que se introducen en nuestro cuerpo por vía tópica.

Estructura de átomos de carbono típica del grafeno. (Imagen creative commons vista en Wikipedia).

En el camino descubrieron que sus finos tejidos recubiertos de óxido de grafeno también protegían contra el ataque de los mosquitos de dos formas diferentes. Primero, como comentado, impedían que la probóscide de los mosquitos pudieran alcanzar la piel humana, pero es que además impedían que las señales químicas que generan nuestro cuerpo, que son realmente las que atraen a los mosquitos, pudieran escapar de nuestra piel, lo cual prácticamente nos vuelve “invisibles” a estos dípteros.

Por ello, si llevamos ropajes tratados con grafeno, los mosquitos ni siquiera se nos posarán en las áreas expuestas (manos, cuello, rostro, etc.). Resumiendo, con este tratamiento nuestra ropa se dota de una especie de “campo de fuerza” anti-mosquito.

¿Entonces ya lo tenemos, lo veremos pronto en nuestras tiendas? Bueno, lo cierto es que vamos por el buen camino, aunque en las pruebas llevadas a cabo hasta la fecha se ha detectado un fallo importante: si llueve el grafeno se empapa y pierde sus propiedades repelentes.

Esto obviamente no ha desanimado al equipo de la Universidad Brown, y ya están trabajando en dar con una composición para el óxido de grafeno que aplican, capaz de resistir todo tipo de condiciones climáticas. Si lo consiguen seguramente acabarán con nuestros sufrimientos veraniegos.

Imagino que los pescadores españoles le darán una bienvenida magnífica a este descubrimiento si además de contra los mosquitos, demuestra ser eficaz también contra la plaga de mosca negra.

Me enteré leyendo Gizmodo.