Crónica de la noche en la que actuó 'La Manada'

Ya es 7 de julio, San Fermín. Ella, de 18 años, ha venido en coche con su amigo R. desde Madrid a Pamplona con ganas de pasarlo bien. Están en la céntrica Plaza del Castillo, donde suena la música de los conciertos. Conocen a un grupo de jóvenes con los que hacen buenas migas. Beben, bailan y cantan. Su amigo decide volver al coche y ella se queda. Charla con un chico del grupo, A., e intercambian sus números de teléfono. En un momento ella se separa porque ve a un conocido, el novio de una amiga, y se acerca a saludarle. Trata de volver con sus nuevos amigos, pero no los encuentra. Ha bebido bastante y decide descansar en un banco en el que está sentado un joven corpulento: 'El Prenda'.

Empiezan a charlar. Son las 2:50 de la madrugada. Cuatro compañeros del chico del banco se suman a la conversación. Ella no lo sabe, pero está rodeada por 'La manada', tal y como se autodenomina este grupo de sevillanos de entre 26 y 29 años compuesto por José Ángel Prenda ('El Prenda'), Ángel Boza Florido, Antonio Manuel Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero.

La joven llama a A. a su teléfono móvil. "¿Dónde estáis? ¿Qué vais a hacer?", le pregunta. Hablan durante unos 25 minutos, aunque se escucha mal por el ruido y la música. El chico le cuenta que tienen intención de ir "a comer un bocadillo, o algo así". "Vale, pues quedamos después para ir a ver los encierros", le dice ella, aunque no llegan a concretar la cita.

Fotograma de las cámaras de seguridad que muestran a 'La Manada' la noche en la que actuó en Pamplona.
Fotograma de las cámaras de seguridad que muestran a 'La Manada' la noche en la que actuó en Pamplona.

Tras terminar la llamada, les dice a 'El Prenda' y sus cuatro amigos que se va al coche a descansar. 'La manada' se ofrece a acompañarla y echan a caminar. Son las 3 de la madrugada. Pasan junto al Hotel Europa, al que dos de los miembros del grupo se meten sin que la chica se dé cuenta y piden al recepcionista pagar por horas por una habitación "para follar". El empleado del hotel les dice que no es posible.

El grupo continúa caminando, y uno de los chicos comienza a agarrar del hombro y de la cadera a la joven,...

Sigue leyendo en El HuffPost

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente