Críticas a la organización de los Oscar por censurar un anuncio que refleja la realidad del postparto

La ceremonia de entrega de los premios Oscar es un referente mundial de glamour y también de grandes discursos por parte de los laureados, que no en pocas ocasiones aprovechan el micrófono para lanzar mensajes en favor de grandes causas.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y este año la Academia ha recibido críticas por su política de censura publicitaria. La organización ha vetado un anuncio cuyo contenido no era ni violento ni sexual, pero que les ha parecido inapropiado para su emisión durante las pausas publicitarias de la ceremonia.

El anuncio bloqueado pertenece a la marca Frida Mom, que comercializa productos para ayudar a las mujeres a hacer más llevadero el postparto. Se trata de una etapa en la que las mujeres tienen que afrontar no solo un cambio vital por la llegada del bebé, sino también una serie de molestias y cambios en su cuerpo que pueden ser duros. Sangrados, hemorroides, disfunciones urinarias o inflamaciones mamarias son algunas de las complicaciones frecuentes.

El spot muestra a una recién estrenada madre sufriendo estas molestias la primera noche tras el parto: el apósito en la ropa interior del hospital, las duchas vaginales, el dolor al caminar. Todo ello sin adornos ni idealizaciones, reflejando sencillamente la realidad natural tal y como es.

Este exceso de realismo parece que no ha gustado ni a la Academia ni a la American Broadcasting Company, que han coincido en que las escenas eran demasiado gráficas. De hecho, la Academia tiene como norma rechazar los anuncios que se centren en la higiene femenina o en el alivio de las hemorroides.

A Frida Mom, lógicamente, no le ha sentado nada bien esta decisión y ha subido a YouTube el anuncio editado lamentándose de que “el anuncio no es violento, político ni sexual; no es religioso ni lascivo, ni contiene imágenes de armas: es simplemente una madre en casa con su bebé y con su nuevo cuerpo por primera vez. Aún así, fue rechazado. Y todavía nos preguntamos por qué las nuevas madres no se sienten preparadas”.

Imagen de la campaña

Más historias que te pueden interesar: