CPI confirma absolución de expresidente marfileño Gbagbo por delitos de lesa humanidad

Charlotte VAN OUWERKERK
·3 min de lectura

La Corte Penal Internacional (CPI) confirmó este miércoles la absolución del expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo por cargos de crímenes de lesa humanidad, abriendo la vía para su retorno a su país tras una década de ausencia.

Los magistrados "rechazan la apelación del fiscal y confirman la decisión de la sala de primera instancia", que desestimó el caso contra Gbagbo en 2019, indicó el presidente del tribunal, Chile Eboe-Osuji.

Asimismo fue absuelto Charles Blé Goudé, cercano a Gbagbo y exlíder de los Jóvenes Patriotas marfileños, también acusado por la violencia poselectoral en 2010-2011.

Gbagbo, primer expresidente juzgado por la CPI, hizo un gesto de asentimiento ante el anuncio de la sentencia, levantó los dos pulgares y sonrió. Al final de la audiencia, se puso de pie y aplaudió, en tanto Blé Goudé agitaba levemente los puños en señal de victoria.

La CPI "por la presente deroga todas las condiciones restantes para la liberación de los señores Gbagbo y Blé Goudé", subrayó el juez, y ordenó a los funcionarios judiciales que "dispongan el traslado en absoluta seguridad de Gbagbo y Blé Goudé al Estado anfitrión".

Casi una década después de la apertura del caso, la sala de Apelación de la CPI confirmó su absolución, en contra de la posición de la fiscalía.

La fiscal general de la corte, Fatou Bensouda, presentó apelación en septiembre de 2019, ocho meses tras su absolución intentando abrir el camino a un nuevo juicio.

Ambos hombres siempre han manifestado su inocencia respecto a los crímenes cometidos en 2010 y 2011 en el marco de la violencia postelectoral en su país, fruto de la negativa de Gbagbo a reconocer la victoria en las presidenciales de su adversario, Alassane Ouattara, que provocó 3.000 muertos.

- Gbagbo mantiene su popularidad -

Desde entonces Gbagbo ha residido en Bélgica. La CPI había rechazado su solicitud de libertad incondicional, pero autorizó a que el expresidente abandonara Bélgica si el país al que deseaba trasladarse aceptaba acogerlo.

Ahora, ambos hombres podrán retornar a Costa de Marfil, un regreso que sería un gran acontecimiento político.

En posesión, de acuerdo a su abogado, de dos pasaportes, uno corriente y otro diplomático, el expresidente aspiraba regresar a Costa de Marfil ya desde diciembre.

La sentencia de la CPI ha sido seguida muy de cerca en Costa de Marfil, donde la sombra de Laurent Gbagbo todavía planea sobre un país devastado por la violencia política durante más de dos décadas, incluyendo la vinculada a las últimas elecciones presidenciales obtenidas por Alassane Ouattara, en octubre y que provocó casi un centenar de muertos.

Presidente entre 2000 y 2010, Gbagbo fue detenido en 2011.

Tras su absolución sorpresiva en 2019 --los jueces consideraron en particular que las pruebas eran insuficientes--, la Oficina de la fiscal de la CPI sostuvo que los magistrados no habían brindado una decisión motivada en una buena y debida forma, y que habían cometido errores de Derecho y procedimientos.

Fatou Bensouda, así como su equipo, está bajo el fuego de las críticas: si bien la CPI, fundada en 2002 para juzgar las peores atrocidades cometidas a trsvés de todo el mundo, ha condenado en particular a los 'señores de la guerra' congoleños y a un yihadista maliense, la acusación fracasó en la mayor parte de casos emblemáticos.

cvo/thm/jhd/age/mb