Las vacunas para el coronavirus necesitarán actualizaciones y no debería preocuparte

·5 min de lectura
Las mutaciones del virus SARS-CoV-2 podrían obligarnos a realizar actualizaciones en las vacunas actuales
Las mutaciones del virus SARS-CoV-2 podrían obligarnos a realizar actualizaciones en las vacunas actuales

Hace más de 2500 años, en la Grecia clásica, el político e historiador Tucídides fue el primero que dejó constancia de un hecho que le llamó la atención. Fue en el año 430 a.C. cuando se dio cuenta de que no era frecuente paceder dos veces de la misma enfermedad. De esta manera, su propuesta fue que cuidasen a los pacientes aquellas personas que ya habían sobrevivido con anterioridad a su misma dolencia. Tucídides no lo sabía pero se estaba acercando uno de los principios básicos de la medicina y del desarrollo de las futuras vacunas: la inmunidad. Por supuesto, el griego no conocía qué eran los virus o sus mecanismos de mutación, ni tampoco sabía que, en ocasiones, estos virus consiguen cambiar tanto que nuestro sistema inmunitario termina por no reconocerlos.

En este aspecto, los últimos días nos han proporcionado buenas y, digamos, no tan buenas noticias sobre la eficacia de las diferentes vacunas frente a las nuevas variantes del coronavirus. Hace algo más de una semana, Nature advertía de que “cada vez hay más pruebas de que algunas variantes del coronavirus podrían evadir las respuestas inmunitarias desencadenadas por vacunas e infecciones previas”. La más preocupante de todas estas variantes es la denominada “sudafricana” (501Y.V2) ya que posee mutaciones que disminuyen de manera significativa la protección de las vacunas de Pfizer y Moderna. Por otro lado, y dentro de las noticias más positivas, la farmacéutica Novavax ha publicado nuevos resultados y evidencias de que su vacuna sí protege contra las nuevas variantes, concretamente un 85% de eficacia frente a la variante británica, aunque un 50% frente a la sudafricana. La biotecnológica estadounidense prevé que su vacuna podrá estar disponible a partir de abril y su producción industrial para Europa se realizará en su sede de Porriño, en Galicia.

Ante el nuevo panorama que se nos abre con la llegada de más y más vacunas, es importante tener en cuenta que, ante las continuas mutaciones de las diferentes variantes y linajes del virus SARS-CoV-2, es normal que algunas de las vacunas actuales pierdan eficacia. No supone un drama y debemos saber que las vacunas también se pueden actualizar o rediseñar, de hecho hay vacunas como la de la gripe que se actualizan todos los años.

Novavax aporta las primeras evidencias de que su vacuna es eficaz frente a las variantes británica y sudafricana | imagen Dado Ruvic/Reuters
Novavax aporta las primeras evidencias de que su vacuna es eficaz frente a las variantes británica y sudafricana | imagen Dado Ruvic/Reuters

Hace solo unos días, y también en Nature, se publicaba un interesante artículo sobre cómo, a buen seguro, tendremos que rediseñar las vacunas COVID para que protejan contra las diferentes variantes. Aún no sabemos en qué medida afectan las variantes recién llegadas a la eficacia de las vacunas que ya se están administrando. Las compañías farmacéuticas están realizando a gran velocidad diferentes ensayos y estudios y, aunque por el momento parece que siguen funcionando con una eficacia aceptable, son conscientes de que es inevitable que las vacunas no consigan mantener la máxima eficacia. “Tendrán que actualizarse”, explica el virólogo Paul Bieniasz, “la única pregunta es con qué frecuencia y cuándo”. El propio Albert Bourla, director general de Pfizer, afirmaba durante un foro económico que “tarde o temprano aparecerá una nueva variante y la vacuna no será tan eficaz. Todavía no ha llegado ese caso, pero es muy probable que un día eso ocurra”.

Durante todos estos meses los virólogos e investigadores han insistido que los virus “viven mutando”, es lo que hacen y es lo que mejor se les da. Sus mutaciones no son intencionadas, no buscan un objetivo sino que se producen aleatoriamente, al azar… no obstante, las mutaciones que les hacen más contagiosos tienen más probabilidades de prosperar y, con el tiempo, suelen imponerse y convertirse en las variantes dominantes. Es lo que está ocurriendo con las variantes sudafricana, brasileña o británica, por lo que las farmacéuticas deberán estar atentas a estas mutaciones y adaptar nuestras respuestas a estos cambios.

También es lógico que, después de tanto tiempo esperando a que llegaran las vacunas, muchos puedan preocuparse al ver que pierden su eficacia con demasiada rapidez. Aún es pronto para saber cuánto y con qué frecuencia tendremos que actualizar estas vacunas, pero no es algo insólito o inesperado. De hecho, contamos con una ventaja gracias a las nuevas vacunas ARN mensajero que, explicado de manera sencilla, no son más que una especie de correo electrónico que le enviamos a nuestro sistema inmunitario con un manual instrucciones para defenderse frente a un virus que desconoce. Si el virus muta, la actualización de la vacuna no resulta excesivamente difícil, tan solo hay que cambiar las instrucciones. Sin ir más lejos, la propia compañía Pfzier ya ha anunciado que está trabajando para poder elaborar una nueva versión actualizada de su vacuna en cien días o incluso en menos.

En definitiva, actualizar las vacunas que protegen frente a la COVID-19 es algo que no debería alarmarnos ni pillarnos por sorpresa. La única preocupación real debería ser la baja eficacia que estamos demostrando en administrar las vacunas actuales y si esta poca capacidad también se extenderá a sus actualizaciones. Una vez más parece que la ciencia cumplirá y se adaptará a nuestras necesidades, mientras que los responsables políticos y administrativos se quedan muy atrás en su gestión de esas soluciones.

Más artículos interesantes sobre COVID-19 en Yahoo:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente