Esto es ridículo, a este ritmo tardaríamos décadas en vacunar a todos los españoles

Javier Peláez
·5 min de lectura
El pasado 27 de diciembre se inició la campaña de vacunación contra la COVID-19, han pasado siete días y las cifras son decepcionantes | imagen Reuters/Juan Medina
El pasado 27 de diciembre se inició la campaña de vacunación contra la COVID-19, han pasado siete días y las cifras son decepcionantes | imagen Reuters/Juan Medina

Fallido, decepcionante e incluso ridículo son algunos de los adjetivos que ha cosechado en las últimas horas el ritmo de vacunación que se está desarrollando en nuestro país. La campaña de vacunación se inició oficialmente el pasado 27 de diciembre y, tras una semana llena de dudas y poca información, muchas voces autorizadas advierten que, por nuestra una insuficiente capacidad técnica y logística, las vacunas que podrían estar salvando vidas, palidecen y se acumulan en el congelador sin un plan eficaz que las administre. Es complicado saber qué está ocurriendo y cuál es la razón o razones por las que no se están inoculando las vacunas que ya están a disposición de las Comunidades Autónomas.

Ayer, día 04 de enero, el Ministerio de Sanidad publicó las primeras cifras de esta campaña de vacunación. Los datos son preocupantes y están muy alejados de la mayoría de países europeos que comenzaron la vacunación al mismo tiempo que España.

Estrategia vacunación COVID-19 en España | cifras oficiales del Ministerio de Sanidad de dosis administradas hasta el día 04 de enero
Estrategia vacunación COVID-19 en España | cifras oficiales del Ministerio de Sanidad de dosis administradas hasta el día 04 de enero

Las cifras oficiales suministradas por el Ministerio indican que de las 718.575 dosis entregadas a las Comunidades Autónomas, tan solo se han administrado 82.834. Más de una semana de vacunación y nuestro sistema de salud tan solo ha inoculado el 11,5% de las vacunas que ya están disponibles.

La diferencia por regiones es también significativa y varía entre territorios. Desde Canarias que ha inoculado más de la mitad de las dosis que le entregaron o Asturias con cerca del 40%, hasta comunidades tan retrasadas e ineficaces que apenas han tocado las vacunas, como el País Vasco (1,3%), Murcia (1,7%) o Cantabria (2.6%).

Datos de vacunación por CCAA | Ministerio de Sanidad
Datos de vacunación por CCAA | Ministerio de Sanidad

Este decepcionante inicio de la vacunación en España no puede continuar así, sería absurdo. Todo el esfuerzo científico y económico realizado para desarrollar las vacunas se tiraría por la borda si no se administran con rapidez y eficacia.

Madrid apenas ha administrado un 3.2% de las vacunas que ya tiene disponibles, esto significa que durante la primera semana tan solo ha conseguido vacunar a 2883 personas. Si no cambia nada y este ridículo ritmo se mantiene, una simple regla de tres nos ofrecería el desolador panorama: para vacunar a los 6,6 millones de habitantes de la comunidad de Madrid necesitaríamos cuarenta y dos años… si además tenemos en cuenta que la mayoría de vacunas necesitan una segunda dosis, el tiempo necesario para alcanzar la inmunidad de grupo convertiría las vacunas en algo totalmente inútil. Destaca Madrid por sus quejas durante estos días de que no recibían las dosis suficientes (y resulta que ahora no las administran)… pero lo cierto es que la mayoría de comunidades autónomas se encuentra en una situación similar. Con este mismo ritmo, Cataluña necesitaría dieciocho años para vacunar a su población y Euskadi, con menos de 400 personas vacunadas en estos siete días, necesitaría más de un siglo en administrar la primera dosis a sus más de 2,2 millones de habitantes.

“Esto tiene que cambiar, no es posible que mantengamos este insignificante ritmo porque entonces la vacuna no serviría de nada”, advierte Alberto García-Salido, médico intensivista en el hospital Niño Jesús. “Es importante recordar que en Madrid, en esta temporada de vacunación para la gripe que se inició en octubre, se han vacunado 1,2 millones de personas en tan solo tres meses… esto quiere decir que contamos con la infraestructura necesaria para vacunar a un número importante de personas y en un tiempo relativamente corto. Además, todo el personal sanitario, tanto en enfermería como el resto de profesionales estamos dispuestos para sumarnos y ayudar en esta campaña”.

El problema vuelve a ser la falta de previsión. Otra vez.

Antes de la segunda ola todos sabíamos la importancia de los rastreadores y ninguna comunidad autónoma puso los recursos necesarios para organizar un buen sistema de rastreo. Ahora sabemos de la importancia de una rápida vacunación… pero, nuevamente, la falta de organización y previsión nos ha cogido desprevenidos. “La primera vacuna se administró el 27 de diciembre, hoy estamos a 05 de enero, y ni siquiera los profesionales sanitarios en Madrid sabemos nada. No tenemos un timing definido ni una planificación clara de vacunación”, explica el doctor García-Salido. “Yo soy intensivista pediátrico, voy a trabajar y una de mis preocupaciones principales es no contagiarme, intentar llegar a la vacuna sin contagiarme… pero aún no sé cuándo me vacunarán, ni conozco a ningún médico o enfermero en Madrid que ya esté vacunado”.

La investigación científica ha desarrollado no una sino múltiples vacunas, eficaces y seguras, en un tiempo récord. Es una de las grandes hazañas de la ciencia en toda la historia… y muchos tienen miedo de que se tire a la basura por culpa de la burocracia y la falta de previsión.

En este mismo sentido se expresa Juan Ignacio Pérez, coordinador de la Cátedra de Cultura científica de la UPV/EHU: “Corremos hacia una meta -que es la vacuna- que está a varios meses de distancia. Mientras tanto, el SARS-CoV-2 corre tras nosotros muy rápido, cada vez más, tanto que parece encontrarse a tan solo días o semanas de darnos alcance a algunos”.

Desde el viernes se han contabilizado más de 30.000 contagios en España, en un aumento que significa el 50% respecto al fin de semana anterior. La nueva y gigantesca ola, aupada por una nueva variante del coronavirus, ha empujado a países como Escocia o Inglaterra a confinarse de nuevo mientras intensifican la campaña de vacunación. “Esto se tiene que empezar a mover más rápido”, explica García-Salido, “cuanto más tiempo tardemos en vacunar a la población, más virus circulante habrá y por tanto la probabilidad de que el virus mute es mayor… tenemos una breve ventana de oportunidad y no podemos desaprovecharla”.

Otros artículos interesantes de coronavirus en Yahoo: