Pasaporte COVID, pero con otro nombre: la idea para reactivar el turismo apoyada por el Gobierno

M. J. Arias
·3 min de lectura

El secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, que es quien comentaba la idea en el marco de la reunión del Comité de Crisis Mundial del Turismo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) celebrada esta semana, lo ha llamado certificado de vacunación en lugar de pasaporte COVID, pero la idea es muy similar. El objetivo, recoge 20 Minutos, sería el de “facilitar la libertad de movimientos de quienes demuestren estar vacunados correctamente”.

Man holding a passport with COVID-19 sign stamped onto a white paper, immunity passport or risk-free certificate concept, recovered Coronavirus COVID19 patients being issued proof of convalescence
Man holding a passport with COVID-19 sign stamped onto a white paper, immunity passport or risk-free certificate concept, recovered Coronavirus COVID19 patients being issued proof of convalescence

Básicamente, en lo que consistía este certificado de vacunación es en un documento oficial y de acuerdo con el resto de países europeos que acredite que quien lo porta está vacunado contra el COVID y que está inmunizado. El objetivo es el expuesto antes, agilizar y facilitar los movimientos de quienes ya hayan recibido las dosis correspondientes de la vacuna para poder viajar entre países.

Lo que sí ha querido puntualizar Valdés es que no sería algo obligatorio. Es decir, que no se convirtiese en un “requisito para poder viajar”. Quien no lo tenga podría viajar igualmente acreditando estar libre del virus según la normativa de cada país. Es decir, aportando una prueba PCR con resultado negativo realizada en las 72 horas previas al viaje en la mayoría de los casos.

En su momento, como recuerdan en 20 Minutos, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, no veía algo así necesario. Pero ahora desde el Gobierno se habla de que este 2021 que acaba de empezar debería ser el año de recuperación paulatina del turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia debido a las continuas restricciones de movilidad.

La idea está ahí, aunque de poco sirve una puesta en marcha en España si el resto de países, al menos de la Unión Europea, no están de acuerdo en que este certificado de vacunación funcione a nivel global. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se ha mostrado a favor incidiendo en que es algo que deben discutir entre todos los países miembros.

De hecho, en origen esta propuesta no ha partido de España, sino del primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis. El próximo jueves 21 de enero los jefes de la Unión Europea se reúnen y discutir esta idea está en la agenda del día.

En el lado contrario al de la Comisión Europea se encuentra la Organización Mundial de la Salud, que considera que aún es pronto para algo así ya que no se sabe cuál será el efecto de las vacunas en la transmisión.

Durante los primeros meses de la pandemia la posibilidad de crear lo que se llamó un pasaporte COVID fue muy discutida, y también criticada, cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se mostró partidaria de crear uno.

La diferencia entre lo que quería la dirigente del PP y lo que proponen el secretario de Estado de Turismo y el primer ministro griego es que Ayuso dijo que con ese pasaporte que certificaba haber pasado la enfermedad se podría acceder a cines, museos y gimnasios, por ejemplo. Los más críticos hablaron de la situación de discriminación que eso podría provocar.

De lo que se habla ahora es de un documento oficial e internacional que certifique la vacunación para viajar. En principio, solo eso. En cuanto a la idea original de la presidenta madrileña, esta quedó en una tarjeta sanitaria que permite a los ciudadanos de dicha comunidad consultar las pruebas realizadas y validadas por la Sanidad de la región para mostrárselos a un tercero.

EN VÍDEO | Portugal considera “absurdo” y “deshumanizado” el veto británico a sus vuelos