La covid-19 arrasa el condado estadounidense donde vacunarse es traición

·3 min de lectura

En la calle te llaman ‘hippie’ si llevas mascarilla, según explican los lugareños. Es Van Buren, la ciudad más grande del condado de Carter, en Misuri. Una zona rural en la que se conocen todos y donde llevar la mascarilla o vacunarse se convirtió, desde el inicio de la pandemia, en un estigma para muchos de sus habitantes, que reconocían no usarla para no ser tachados de “ovejas”, tal y como relata CNN.

Van Buren tiene apenas 800 habitantes, y en el total del condado hay 6.000 personas censadas. De ellas, solo el 27% están totalmente vacunados –la mitad de la cifra nacional– y ahora la covid-19 está haciendo estragos: una veintena de personas se contagian al día y ya hay un centenar de casos activos.

Van Buren, Misuri (Wikimedia Commons/Brian Stansberry)
Van Buren, Misuri (Wikimedia Commons/Brian Stansberry)

Los trabajadores sanitarios se sienten rechazados. “Éramos unos afortunados por tener a los trabajadores sanitarios aquí hasta que empezaron a decirle a la gente cómo tiene que vivir su vida”, le espetó un vecino a la reportera del medio estadounidense.

En este pueblo el coronavirus es, sobre todo, un tema político. “Nos sentamos en la cafetería y vemos a alguien que usa una mascarilla y pensamos: Demócrata”, contó Brian Keathley a la cadena semanas antes de contraer el virus.

Mientras, los trabajadores sanitarios están exhaustos: “No sé qué le llevaría a la gente tomarse [el virus] más en serio. Estoy cansada de la gente que insinúa temas políticos, que esto va de política, cuando en realidad va de la salud de la gente”, explicaba Michelle Walker a la misma cadena en octubre de 2020.

Sin embargo, el negacionismo sigue campando a sus anchas en la zona. “Ellos jodieron a mi presidente. Ya habrían tenido la vacuna lista pero no se la darían porque saben muy bien que sería reelegido, y no habría nada que nadie pudiera hacer. Entonces, tuvieron que estafar y planear ocultárselo a él, y simplemente tan pronto terminaron las elecciones, ¡bam!, ahí la teníamos", ha contado otro vecino convencido de que la vacuna se retrasó intencionalmente para dañar a Trump. "Soy un testarudo. Echaste a mi presidente. No voy a tomar tu medicina", concluyó.

Así, en la zona, bañada por el río Current, siguen creciendo los casos de contagios y hospitalizaciones. Y, como todos los veranos, se ha llenado de turistas que disfrutan de las zonas de baño, mientras trabajadores del sector servicios tratan de ocultar que están enfermos para poder trabajar

"No se vacunan. No se hacen las pruebas. Ocultan sus síntomas si pueden hacerlo. Y simplemente salen a la calle y contagian el virus", le ha explicado Debbie Turley a la CNN. 

Al ser un pueblo pequeño, a veces se extiende el rumor de que la covid-19 ronda por un restaurante pero mientras los lugareños se mantienen alejados, los turistas no lo saben.

En el conjunto del país el discurso negacionista ha tenido impacto, mayoritariamente entre republicanos y, en buena parte de los casos, seguidores de Trump. Actualmente, solo un 53% de la población ha recibido la inmunización completa, a pesar de ser uno de los países con mayor disponibilidad de vacunas del mundo.

EN VÍDEO I La odisea de dar positivo en Covid en el aeropuerto de destino

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente