COVID-19: hartazgo en Shanghái tras dos meses de confinamiento duro y rebeliones de vecinos

·1 min de lectura
COVID-19: hartazgo en Shanghái tras dos meses de confinamiento duro y rebeliones de vecinos

El hartazgo se apodera de Shanghái, la ciudad más grande de China, tras dos meses de confinamiento duro para intentar frenar el avance de pandemia de COVID-19.

Las autoridades esperan que en junio se pueda volver a la normalidad, pero los ciudadanos quieren recuperar ya su libertad. Desde hace unos días se multiplican las protestas en ese sentido.

Todo comenzó cuando los vecinos de un complejo de lujo salieron a la calle para denunciar el confinamiento impuesto por su comunidad y recuperararon su libertad de movimiento al día siguiente. Muchos han seguido su ejemplo y se han enfrentado a sus comités residenciales con diferentes resultados.

En estos momentos, más de 21 millones de personas en Shanghái se encuentran en las llamadas "zonas de precaución", la categoría menos restrictiva. En teoría, son libres de salir, pero en la práctica, la decisión depende de sus comités residenciales.

En muchas zonas de la ciudad, el confinamiento sigue siendo estricto. Solo una persona por hogar puede salir a comprar u otras actividades, en momentos determinados. Además, la mayoría de tiendas y restaurantes siguen cerrados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente