Covid19: ¿Dónde están los rastreadores que necesitamos ahora?

Javier Peláez
·5 min de lectura
La nueva fase de la epidemia se basa en un minucioso rastreo de los nuevos casos... ¿Dónde están los rastreadores de España?
La nueva fase de la epidemia se basa en un minucioso rastreo de los nuevos casos... ¿Dónde están los rastreadores de España?

Se dijo una y cien veces. Durante las semanas que duró el confinamiento, y mientras se preparaban las diferentes fases para volver a la nueva normalidad, se advirtió repetidamente de que al terminar el estado de alarma iba a ser vital desarrollar un buen sistema de rastreamiento de los rebrotes que, a buen seguro, irían apareciendo. La epidemia de Covid19 ha pasado, y aún pasa, por una amplia diversidad de etapas a las que hay que ir adaptándose, poniendo en marcha diferentes soluciones en cada momento. Controlar y aplanar la curva de contagios, proteger los sistemas sanitarios, estado de alarma con restricción de varias libertades, confinamiento y cuarentena, y por fin, cuando logramos hacer frente al virus, llegó el momento de la desescalada por fases. Todos estos procesos y conceptos nuevos han pasado a formar parte de nuestra vida en los últimos meses, y en estos momentos, cuando la vida ha vuelto a nuestras calles, la medida fundamental es el rastreo.

Es lo que toca ahora, se sabía y se avisó… Pues no ha servido de mucho. A pesar de las advertencias y las recomendaciones de preparar un buen sistema de rastreo, volvemos a asistir a un aumento de brotes que, fácilmente, podrían hacernos retroceder a fases anteriores, simplemente porque no hemos hecho los deberes.

Ya no se pueden achacar estos descuidos al desconocimiento inicial, tampoco puede haber excusas por las administraciones competentes… Las ganas de retomar el pulso de la economía son razonables, pero no estar preparados para mantener un correcto seguimiento de los nuevos contagiados es negligencia, simple y llanamente.

Y la etapa en la que estamos es muy sencilla. Los ciudadanos debemos comportarnos con responsabilidad, mantener las distancias de seguridad, cuidar la higiene con el lavado de manos y llevar la mascarilla en todo momento. Los poderes públicos son responsables de mantener una buena reserva de material sanitario que, a las malas, hemos aprendido que es fundamental, llevar un adecuado seguimiento de la evolución de la pandemia, y por encima de todo, preparar un sistema eficaz de rastreo para aquellos que den positivo en la PCR por Covid.

De verdad, no era tan difícil… cuando alguien da positivo por coronavirus, se debe contactar rápidamente con el paciente y localizar a los familiares, amigos y demás personas con las que haya podido tener contacto en los últimos días. Detectar y aislar rápidamente esos brotes para evitar la transmisión comunitaria solo requería de personal y recursos, dos simples elementos que, evidentemente, ninguna Comunidad Autónoma ha sabido prever con solvencia.

Según los datos proporcionados por esas mismas Comunidades Autónomas los profesionales que España tiene ahora mismo no llegan ni a la mitad del mínimo deseable. En estos momentos España cuenta con 3.500 rastreadores de contactos cuando necesitaría más de 8.000 para controlar la epidemia. A pesar de que los responsables políticos aparecen en los medios de comunicación resaltando la importancia del momento histórico que vivimos, a pesar de que llenan sus discursos con preciosas promesas y palabras, a pesar de que en este caso sí que es claro y sencillo poner remedio a un grave problema… no importa, son incapaces de ofrecer recursos y soluciones.

Con el final del Estado de Alerta, las diferentes administraciones autónomas pasaron a un primer plano para ocuparse de esta nueva fase. El Gobierno publicó hace ya una semana un “Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la Pandemia por Covid19”, en el que dedica todo un apartado a la detección precoz y el control de los rebrotes, a las diferentes capacidades y recursos en atención sanitaria y a las capacidades para implementar medidas de prevención y protección colectiva. El documento repite lo que ya sabemos desde hace meses: Detectar positivos, contactar con el paciente, localizar a todos los contactos que hayan podido ser contagiados y aislar el rebrote para evitar que se extienda.

La periodista Julia Otero critica la falta de planificación del Govern en esta nueva fase de la epidemia
La periodista Julia Otero critica la falta de planificación del Govern en esta nueva fase de la epidemia

Alemania ha preparado un rastreador por cada 4.000 habitantes, el plan de Reino Unido sitúa su cifra de rastreadores en 18.000, Bélgica ya lleva implementando este sistema de rastreamiento desde el mes abril… ¿En España? La conocida periodista Julia Otero explicaba claramente nuestra situación en un hilo con el ejemplo de un español que regresaba de Estados Unidos y que dio positivo: “32 horas después nadie ha contactado con la familia. Nadie ha puesto en aviso al pasaje del avión que compartió 10 horas de vuelo con el joven. Ni una llamada, ningún control sobre ese positivo y su entorno”.

Julia Otero se refería a la situación en Cataluña donde el sistema de rastreo de positivos está siendo un desastre. ¿Qué ha fallado en Cataluña? Prácticamente todo… En otras comunidades como Madrid, otro de los focos principales de la epidemia en nuestro país, las ambicionas son otras… destinadas al ladrillo, otra vez. Pedro Gullón, de la Sociedad Española de Epidemiología: “Madrid se va a gastar 50 millones en un hospital de pandemias, cuando con solo cinco millones podría contratar a todos los rastreadores que necesitan y, gracias a ellos, no haría falta esta instalación”.

En Madrid gastarán millones de euros en construir un hospital para pacientes de pandemias, cuando con una décima parte se podría evitar
En Madrid gastarán millones de euros en construir un hospital para pacientes de pandemias, cuando con una décima parte se podría evitar

Una preocupante ausencia en planificación, incapacidad para preparar con tiempo un correcto sistema de rastreos, una constante disputa para ver quién tiene la culpa… Cuando era el gobierno quien estaba al frente de la pandemia las críticas no pararon, muchas de ellas con razón. En estos días en los que el protagonismo recae en las Comunidades, los mismos responsables políticos que antes vociferaban, ahora demuestran negligencia y desinterés. Mientras tanto, algunos ciudadanos miramos el panorama general y seguimos sin entender nada…

Más historias sobre Covid19 en Yahoo que te interesarán: