COTEC apela a la ciencia para afrontar los retos y el "shock global"

Madrid, 18 may (EFE).- La ciencia y la innovación son esenciales para afrontar los grandes retos y superar el "shock global" que ha generado la crisis sanitaria, que tendrá "graves consecuencias económicas, sociales y políticas" y obligará a replantear las prioridades y los planes previstos para los próximos años.

Así se pone de manifiesto en el último informe de la Fundación COTEC para la Innovación, presentado hoy en un acto presidido por los Reyes y al que han asistido la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; los presidentes de Telefónica y Caixabank, José María Álvarez-Pallete y Jordi Gual; y la presidenta de la Fundación, Cristina Garmendia.

El acto se celebra en la sede que la empresa Telefónica tiene en el distrito madrileño de Las Tablas; sin público pero retransmitido en directo para cientos de invitados y los medios de comunicación a través de una plataforma digital.

El informe de esta fundación recopila los principales datos de investigación y desarrollo en España durante la segunda década del siglo XXI, pero no obvia el estado de alarma que se ha decretado a causa de la crisis sanitaria causada por el coronavirus e incide en las soluciones "del pasado" han dejado de ser válidas para afrontar los retos de una sociedad "global e hiperconectada".

Los datos revelan que aunque en 2018 -año de referencia del estudio- la inversión en I+D aumentó por cuarto año consecutivo (hasta el 1,24 por ciento del PIB), España tiene "importantes carencias" en estos ámbitos y las cifras son todavía muy inferiores a los niveles de 2010.

Ni el sector público ni el privado han alcanzado todavía los niveles de esfuerzo en I+D que se lograron en la primera década del siglo, y los "tímidos" incrementos de los últimos años en el sector público no han impedido que la investigación pública vaya hacia una "paulatina y continua" pérdida de peso en la estructura productiva.

A la insuficiente inversión en este ámbito, la Fundación COTEC suma las "persistentes" carencias formativas de España, y cita entre éstas la mayor tasa de abandono escolar de la UE, la reducida proporción de personas con un nivel formativo medio y la elevada tasa de graduados superiores con un nivel de infrautilización de sus competencias y bajas retribuciones.

El informe valora que la inversión en I+D en el año 2018 (14.946 millones de euros) se situó en niveles similares a los de 2008 (14.701 millones), pero señala que el sector privado se ha situado ya en los niveles precrisis, mientras que el sector público no lo ha logrado todavía.

A pesar de la positiva, aunque tímida, evolución de la inversión en I+D de los últimos años, España está "muy lejos" de los objetivos previstos en el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación, que apuesta por que esa inversión aumente hasta representar el 2 por ciento del PIB nacional.

La trayectoria de España en estos ámbitos contrasta con la de la Unión Europea, que en 2018 ya invertía en I+D un 27 por ciento más que antes de la crisis, y también con la de China, que ha duplicado sus niveles de inversión en investigación y desarrollo.

Así, el esfuerzo que hace España en investigación y desarrollo está lejos del promedio comunitario y esa "brecha" aumenta cada año, según la Fundación Cotec, que ha precisado que la explicación no está en el potencial económico, porque países con menos renta por habitante que España (como Eslovenia, Estonia, Hungría o Portugal) hacen una mayor apuesta por la I+D.

Por comunidades, solo cinco están por encima de la inversión media en España, que en el año 2018 se situó en el 1,24 por ciento del PIB. Son el País Vasco (1,96), Madrid (1,71), Navarra (1,68), Cataluña (1,52) y Castilla y León (1,30).

Por debajo de la media española están la Comunidad Valenciana (1,05), Murcia (0,97), Galicia (0,94), Andalucía (0,92), Aragón (0,90), Cantabria (0,85), La Rioja (0,83), Asturias (0,80), Extremadura (0,63), Castilla-La Mancha (0,52), Canarias (0,47) y Baleares (0,41).

(c) Agencia EFE