El coste de que las niñas no completen la educación secundaria: hasta 30.000 millones de dólares perdidos

Redacción El HuffPost / Europa Press
Una niña somalí, desplazada en un campo de Mogadiscio, durante una clase.

El que sólo dos de cada tres niñas completen la educación primaria y sólo una de cada tres termine la secundaria tiene un coste estimado de entre 15.000 y 30.000 millones de dólares en pérdidas de productividad e ingresos a lo largo de su vida. Así se desprende de un informe conjunto publicado por el Banco Mundial con apoyo del Fondo Malala de la Nobel de la Paz Malala Yousafzai.

En el informe Oportunidades perdidas: El alto coste de no educar a las niñas (disponible en inglés al final de esta noticia), el Banco Mundial ha estimado el impacto que tiene privar de educación a las niñas en más de 100 países en desarrollo y desarrollados, así como el impacto en 18 países en vías de desarrollo de que las niñas no completen su educación secundaria.

De acuerdo con los resultados del estudio, las mujeres con educación primaria solo ganan entre un 14 y un 19% más que aquellas que carecen de cualquier tipo de educación, pero las que consiguen completar la secundaria llegan a ganar casi el doble.

En la actualidad, unos 132 millones de niñas cuyas edades oscilan entre los seis años y los 17 años, de las cuales el 75% son adolescentes, aún no asisten a la escuela. En el África Subsahariana, solo el 40% de las niñas termina el primer ciclo de la escuela secundaria.

Menos matrimonios infantiles, más capacidad de decisión...

Además, la educación secundaria tiene otros efectos positivos en las niñas que a su vez tienen un impacto en sus hijos y sus comunidades. Cada año adicional que una niña completa de educación secundaria conlleva una menor probabilidad de que sea casada ante de los 18 años, lo que lleva a la conclusión, según el informe, de que la educación secundaria universal pondría fin al matrimonio infantil.

El que las chicas puedan seguir estudiando y no contraigan matrimonio de forma prematura también reduce las tasas de fertilidad. Así, los datos de 17 países en desarrollo demuestran que la tasa cae un 25% entre...

Sigue leyendo en El HuffPost