El coste de la hora trabajada cae el 3,8 % por el descenso de los ERTE

·3 min de lectura

Madrid, 9 sep (EFE).- El coste por hora trabajada disminuyó en el segundo trimestre un 3,8 % interanual, la mayor caída en cuatro años, debido al aumento de las horas trabajadas derivado de la menor incidencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en todas las actividades económicas respecto a un año antes.

Según el índice de coste laboral armonizado (ICLA) publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el aumento de las horas trabajadas ha influido también la reducción de las bajas por incapacidad temporal en relación con el segundo trimestre de 2020, en el que la incidencia de la covid-19 estaba en máximos.

Los trabajadores en ERTE del segundo trimestre de 2021 representaban la octava parte del récord registrado en el segundo trimestre de 2020 en pleno confinamiento, ya que a cierre de junio quedaban algo menos de 450.000 personas respecto al pico de casi 3,6 millones alcanzado en abril de 2020.

Al disminuir los trabajadores en ERTE, las empresas han pagado más salarios y también más cotizaciones a la Seguridad Social como consecuencia de las menores exoneraciones en las cuotas.

Sin embargo, las horas efectivamente trabajadas han aumentado más que los costes en todas las actividades económicas que estaban más afectadas, por lo que de media el coste por hora trabajada ha disminuido.

La caída interanual del 3,8 % supone el mayor descenso en más de cuatro años, desde el primer trimestre de 2017, y rompe con la racha alcista iniciada en el tercer trimestre de 2018.

La variación anual del coste por hora trabajada fue la misma (-3,8 %) una vez eliminados los efectos estacionales y de calendario.

HOSTELERÍA Y ENTRETENIMIENTO, LAS ACTIVIDADES QUE MÁS AUMENTARON LAS HORAS TRABAJADAS

El INE subraya que la hostelería y las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, así como otros servicios, son las secciones de actividad donde más subieron las horas trabajadas, ya que han sido de las más afectadas por la pandemia.

No obstante, en estas actividades destaca también la bajada de los costes no salariales debido a las exoneraciones en las cotizaciones sociales.

Por el contrario, se han visto poco afectadas por la crisis sanitaria las secciones que en su mayor parte incluyen actividades consideradas esenciales, como el suministro de energía, el de agua, la gestión de residuos, las comunicaciones, las actividades financiera o la administración pública.

EL COSTE SALARIAL CAE EL 2,4 %

El coste salarial cayó en el segundo trimestre un 2,4 % interanual, después de ocho trimestres al alza.

Las actividades que registraron los mayores descensos de salarios fueron las industrias extractivas (16,7 %), las actividades inmobiliarias (8,9 %) y la construcción (7,2 %).

Por el contrario, los mayores incrementos salariales fueron para las actividades financieras y seguros (4,5 %), información y comunicaciones (2,2 %) y administrativas y auxiliares (1,7 %).

Los otros costes no salariales, que incluyen el pago de las cotizaciones sociales, disminuyeron un 7,7 % interanual, lo que supone la primera caída en tres años.

Las mayorías caídas anuales de los otros costes se registraron en la hostelería (35,8 %), las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (28,6 %) y las actividades inmobiliarias (15,2 %).

Los mayores incrementos fueron para las actividades financieras y de seguros (14,7 %), el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (2,2 %) y las industrias extractivas (1 %).

El coste laboral excluyendo pagos extraordinarios y atrasos cayó un 3,1 %.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente