Costa Rica está cerca de reactivar la polémica pesca de arrastre

Cientos de ambientalistas en San José (Costa Rica) contra la pesca de arrastre, el uso excesivo del plástico y la siembre de piña, entre otros. EFE/ Jeffrey Arguedas/Archivo

San José, 27 nov. (EFE).- El Congreso de Costa Rica aprobó este miércoles en el primero de dos debates requeridos, un proyecto de ley que busca reactivar la pesca de arrastre, una práctica prohibida por la Sala Constitucional desde el 2013 por sus graves impactos ambientales.

En una votación de 26 a favor y 18 en contra, con 44 legisladores presentes de los 57 que integran el Legislativo, el proyecto de ley fue aprobado, pero antes de su segunda votación deberá ser revisado por la Sala Constitucional.

En el año 2013 la Sala Constitucional prohibió este tipo de pesca de camarón debido a los graves daños que causa al rastrillar el suelo marino y a la elevada cantidad de otras especies que atrapa, como es el caso de tortugas marinas en peligro de extinción.

La Sala Constitucional ordenó que para reactivar esta pesca se requieren estudios científicos y herramientas que garanticen la sostenibilidad ambiental de la actividad.

Los diputados que apoyan el proyecto de ley aseguran que un estudio del año pasado del estatal Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) señala que el uso de dispositivos especiales en las redes evitan en gran medida la pesca incidental.

El proyecto de ley busca que el Incopesca otorgue licencias temporales de pesca de arrastre a la flota nacional y le otorga un plazo de un año para realizar estudios más completos sobre la viabilidad de esta actividad.

Además, el texto estipula que la actividad no se podrá ejercer en Parques Nacionales, esteros, arrecifes y desembocaduras de ríos, y en zonas de exclusión que las autoridades determinen.

Según datos del Gobierno, en el país hay 3.500 personas que dependen de la pesca de arrastre en zonas agobiadas por el desempleo y la pobreza.

La bancada del oficialista Partido Acción Ciudadana en el Congreso votó en contra del proyecto de ley, al considerar que no hay estudios técnicos que garanticen la viabilidad ambiental de la actividad.

La diputada oficialista Paola Vega, acusó en el Plenario a los diputados que votaron a favor la iniciativa de "mentirle a la gente que está pasando dificultades económicas, por unos cuantos votos en las elecciones municipales" de febrero próximo.

"Los están engañando y esto se va a caer en la Sala Constitucional. Esta no es la manera de arreglar las cosas. Se optó por una forma mediocre en busca de votos para las elecciones municipales", expresó Vega.

La legisladora del evangélico bloque Nueva República, Carmen Chan, afirmó que el Gobierno no ha tomado en cuenta a los pescadores en sus políticas y celebró la aprobación del proyecto de ley.

"No se trata de prohibir, si no de regular la actividad pesquera tan necesaria para la reactivación económica de nuestras provincias costeras" y aseguró que los estudios confirman que la pesca de arrastre se puede practicar de manera "sostenible".

A este proyecto de ley se han opuesto pescadores artesanales -que consideran que su medio de subsistencia se verá afectado por la flota camaronera- y diversas organizaciones ambientalistas como es el caso de MarViva.

Según MarViva, el proyecto de ley está sustentado en un pequeño estudio, efectuado en pocas zonas y acerca de solo dos especies de camarón de las 10 que históricamente ha explotado la flota semi industrial en Costa Rica.