Cospedal se encomienda a Jesús Santos, el abogado salvavidas del PP

·4 min de lectura

La exsecretaria general de Partido Popular María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, ya tienen quien les defienda de la imputación por el espionaje al extesorero popular Luis Bárcenas en el marco de la 'operación Kitchen'. Y el elegido por la pareja no ha sido otro que Jesús Santos, abogado también del PP, cuyo líder, Pablo Casado, se niega a responder a cualquier pregunta sobre la supuesta corrupción o irregularidades cometidas por compañeros populares en una etapa anterior a la suya. Eso incluye cualquiera de las que le han hecho sobre Cospedal tras conocerse la noticia de su imputación.

Jesús Santos (a la izquierda en la imagen) es el abogado habitual del Partido Popular en sus causas judiciales. (Foto: Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
Jesús Santos (a la izquierda en la imagen) es el abogado habitual del Partido Popular en sus causas judiciales. (Foto: Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

Santos, quien forma parte del bufete de abogados Baker McKenzie en Madrid, se convirtió en fiscal en 1985 y llegó a la Audiencia Nacional en 1989, como recuerdan en perfiles suyos, para ocupar el puesto vacante que dejó el asesinado de Carmen Tagle a manos del etarra Henri Parot. A finales de los noventa fue el teniente fiscal en el caso contra el general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, para el que pidió 92 años de cárcel por el secuestro, las torturas y el asesinato de los etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. 

Como destacan sus perfiles publicados en medios como El País, El Diario y El Confidencial, su relación con el Partido Popular comenzó hace algunos años. Recuerdan así que el exiministro Ángel Acebes lo nombró enlace con Italia. Un puesto del que fue retirado por el ministro del PSOE Francisco Caamaño y que parece ser una suerte de reconocimiento al nombrado por las características económicas y de carga laboral del mismo. Altas las primeras y baja la segunda.

Una vez regresó a España desde Roma, su destino no fue volver a ocupar su puesto anterior en la Audiencia Nacional, sino que pasó a formar parte de la plantilla de abogados de Baker & McKenzie en 2011. Desde allí ha sido letrado del PP en varias causas en las que ha visto involucrado el partido.

En la biografía laboral publicada por el bufete sobre Santos se puede leer a modo de resumen que “ha estado involucrado en varios juicios relacionados con terrorismo (nacional e internacional), delincuencia organizada y transfronteriza y delincuencia financiera relacionada con empresas. Así como organizaciones criminales. También ha sido destacado en investigaciones relacionadas con el terrorismo islámico y fue nombrado coordinador del grupo de especialistas de fiscales públicos en terrorismo islámico en mayo de 2004”.

Además, destacan que en su larga carrera ha sido consultor de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional para la ex Yugoslavia. Sobre sus labores dentro de Baker & McKenzie, apuntan que “asesora a empresas y particulares en materia de derecho penal preventivo, situaciones previas al litigio y procesos penales, tanto desde la perspectiva de la acusación como de la defensa. También asesora en temas relacionados con delitos financieros y delitos contra el orden socioeconómico, fraude, insolvencia negligente, delitos corporativos, delitos fiscales y de seguridad social”. 

Padre de familia numerosa y supernumerario del Opus Dei, ha tenido como clientes también al expresidente del BBVA Francisco González, el empresario ruso Mijail Friedman y al futbolista Neymar. En cuanto a su relación con el PP, comenzó al poco de llegar a su actual trabajo y hace unos meses él mismo se convirtió en noticia al tener que reconocer en un comunicado que sí había informado al partido de sus reuniones con el entorno de Bárcenas. 

En un primer momento había dicho que “nunca” desde el PP le habían “encomendado ni autorizado a negociar con Luis Bárcenas”. Sin embargo, tras el aviso procedente desde la Cadena Ser de que si esto era así y el PP no tenía conocimiento de sus reuniones podría haber infringido el código deontológico, añadió que sí que había informado a la asesoría jurídica del PP en 2017 del contacto, aunque desde la formación política aseguraron que no hubo después más comunicación al respecto.

EN VÍDEO | Casado sobre Cospedal: No tiene nada que ver con mi responsabilidad en el PP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente