Cosas curiosas que quizás no sepas del Sorteo de Navidad

Todos estamos completamente familiarizados con la imagen de los bombos de la lotería de navidad y las bolas, el soniquete de los niños de San Ildefonso cantando premios y las celebraciones regadas con cava en el bar de turno, pero vamos a profundizar algo más sobre algunas cuestiones que quizás no sepas o no son conocidas por el gran público.

Como cada 22 de diciembre sobre las 9 de la mañana comienza el sorteo de la lotería de Navidad. Pero ¿quién se encarga de que todo esté perfectamente coordinado y organizado, del recuento de las bolas, del transporte de los bombos, del buen estado del material (bombos, bolas, liras…) de la seguridad y vigilancia? Trabajan en la sombra, pero tienen un nombre: es el “Servicio Técnico de Sorteos” y se ocupan del buen funcionamiento, no solo del sorteo de Navidad y el Niño, sino de todos los demás.

Repasemos algunos datos interesantes y curiosos:

[Te puede interesar: Toda la información de la Lotería de Navidad]

El día anterior al sorteo, el 21 de diciembre, se realiza el examen y recuento oficial de las bolas de números y premios que se utilizarán. Para aquellos que quieren comprobar si su número está entre todos, existe la posibilidad de asistir a esta revisión y además, con la autorización del Presidente de la Mesa, mirar uno mismo las bolas (cosa que también puede hacerse el mismo día 22 justo antes del sorteo).

Al finalizar se desaloja el salón y se cierran los cerrojos internos que bloquean todos los accesos, excepto la puerta del estrado, la misma queda cerrada y precintada y sus llaves en manos de tres personas diferentes, a las que se les conoce como “claveros”.

[Más: ¿Cómo funciona una administración de lotería?]

También es posible asistir al sorteo el día 22, que se suele realiza en el Palacio de Congresos de Madrid  y tiene capacidad para 2000 asistentes, abre sus puertas a las 8 de la mañana aunque hay cola desde mucho antes. Como nota curiosa, este año se celebra en el Teatro Real.

Existen tres juegos de bolas con el fin de asegurar que el sorteo pueda celebrarse aunque algo les ocurriera. También existe otro juego de bombos para poder realizar el sorteo en un lugar diferente al habitual si se diera la circunstancia.

Las bolas están fabricadas con madera de boj, tienen un diámetro de 18,8 mm., pesan 3 gr. y los números y letras están grabados mediante láser, tienen un taladro pasante de 4 mm. para poder ser introducidas en las liras.

Las tablas con los números premiados se exponen al público una semana. Al finalizar este periodo se abren, se cuentan y examinan las bolas, se ordenan y clasifican metiéndose en orden en las liras y así se mantienen hasta la próxima Navidad. Este trabajo dura unos 4 meses.

Todos los sorteos se graban por un equipo de TVE y por el propio personal de Onlae, con objeto de poder atender cualquier tipo de reclamación o incidencia.

Se cantó por primera vez en euros en el  año 2002 y el sorteo duró nueve minutos menos que anteriormente, la cantinela del premio resultaba mucho más corta en la nueva moneda. Los niños tardaban más en cantar 150.000 pesetas que los actuales 1.000 euros, por ejemplo.

Existe un proyecto futuro para introducir un microchip dentro de las bolas, esto permitiría la generación automática de las listas de premios además de permitir la comprobación de cada bola mediante una pistola lectora.

¡Me ha tocado, pero mi décimo está prácticamente destrozado!

La peor de las pesadillas: te toca el gordo y tu décimo ha sufrido un percance, ha pasado por la lavadora, lo rompiste sin darte cuenta de que estaba premiado o está dañado de cualquier otro modo… No es irreversible, la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre, que es la institución que los emite, dispone de un laboratorio y avanzadas técnicas que permiten identificar las marcas de seguridad del más maltrecho de los décimos, no todo está perdido.

La suerte de la fea, la guapa la desea

La mayoría de la gente gusta de números “bonitos”, ni muy altos ni muy bajos, y con una composición variada y equilibrada de diferentes números, pero eso no es garantía de nada ya que los feos tienen objetivamente la misma probabilidad de salir que los llamados bonitos.

A modo de ejemplo el número más bajo en la historia de el Gordo de la lotería fue el  00523, en 1828 y el mas alto el 79.250, en 2010. El segundo premio de Navidad llegó aun más abajo, el 00147 en el 2010. En cuatro ocasiones el Gordo ha recaído en números terminados en tres cifras iguales: el 25.444, el 25.888, el 35.999 y el 55.666.

El décimo, seguridad, arte y juego unidos

Los décimos de Navidad llegan a ser objeto de coleccionismo por las ilustraciones que en ellos se incluyen. La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre los diseña, imprime y distribuye; suelen ser reproducciones de cuadros con motivos navideños, aunque ha habido excepciones como el del año 1971 dedicado al mundo taurino y la del 82 que recogía motivos futbolísticos a causa del Mundial acontecido ese año. Los décimos miden  11 x 6,5 centímetros e incorporan tanto marcas visibles como invisibles a simple vista, que impiden su falsificación.