Un coronel de la Guardia Revolucionaria iraní fue asesinado a tiros en Teherán

·2 min de lectura

Un coronel de la Guardia Revolucionaria de Irán fue asesinado este domingo con cinco disparos en la cabeza en la puerta de su casa en el centro de Teherán, según el cuerpo militar de élite al que pertenecía. El ejército ideológico de ese país denunció lo ocurrido como un "acto terrorista" cometido por "elementos vinculados a la arrogancia mundial".

La Guardia Revolucionaria iraní anunció este domingo, 22 de mayo, que uno de sus altos mandos había sido asesinado en Teherán. El coronel Sayyad Khodai recibió cinco disparos en la cabeza cuando se encontraba en su coche en la puerta de su casa, informó el cuerpo militar de élite en un comunicado.

El documento emitido por las instancias de la Guardia Revolucionaria relata que el asesinato fue llevado a cabo por dos personas que viajaban en una motocicleta, los cuales se habrían dado a la fuga. "Las fuerzas de seguridad están buscando a los motoristas", informaron los medios de comunicación iraníes.

"Los enemigos jurados del sistema sagrado de la República Islámica de Irán han mostrado una vez más su naturaleza malvada con el asesinato y martirio de uno de los efectivos de la Guardia Revolucionaria Islámica", declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Said Khatibzadeh.

Sayad Khodai era "un defensor de los santuarios", escribió la agencia de noticias 'Tasnim', refiriéndose al personal militar que trabaja en nombre de la República Islámica en Siria e Irak. En efecto, Khodai había luchado en Siria como parte de la Fuerza Quds, el brazo paramilitar del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria responsable de las operaciones en suelo extranjero.

Horas antes del anuncio de la muerte del militar, la Guardia había informado del desmantelamiento de una red de inteligencia que trabajaba para Israel. La oficina del primer ministro israelí, Naftali Bennett, declinó hacer comentarios sobre los acontecimientos en Teherán.

Ningún grupo reinvindicó el asesinato, ni las autoridades iraníes acusaron a nadie. Sin embargo, los Guardianes de la Revolución denunciaron lo ocurrido en un comunicado publicado en su página web como un "acto terrorista" cometido por "elementos vinculados a la arrogancia mundial" que, en la retórica de la República Islámica, corresponde habitualmente a Estados Unidos y a sus aliados.

Por otra parte, en el pasado Irán ha acusado a Israel de llevar a cabo asesinatos contra miembros de sus fuerzas de seguridad. La última acusación ocurrió en marzo, cuando Teherán culpó a Israel por la muerte de dos guardias revolucionarios. Días después, en represalias, bombardeó un supuesto centro de "conspiración sionista" en Erbil, al norte de Irak.

Al menos seis científicos y académicos iraníes han muerto o han sido objeto de atentados desde 2010, varios de ellos perpetrados por asaltantes en moto.

Con AFP, Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente