Coronavirus y después: Universidad de Belgrano cuenta cómo afecta sus planes en la Argentina

Cesar Dergarabedian

Avelino Porto (en la fotografía superior), presidente de la Universidad de Belgrano, analiza en la siguiente entrevista de iProfesional los impactos de la pandemia del coronavirus y las medidas de confinamiento social para evitar su propagación, en el sector educativo.

-Desde que rige el aislamiento por la pandemia del coronavirus, el 20 de marzo, hasta ahora, ¿cómo impactó esta medida en la UB? ¿Qué medidas adoptaron?

-A raíz de las disposiciones sobre el aislamiento social, preventivo y obligatorio dictadas por el Gobierno Nacional, con el propósito de evitar la trasmisión del COVID-19, la Universidad de Belgrano, que es una fundación, tal como lo dispone la Ley de Educación Superior, tomó las medidas necesarias para preservar la salud de sus alumnos, profesores y colaboradores.

Esas medidas incluyeron garantizar que la totalidad de las carreras de nuestras facultades de Arquitectura y Urbanismo, Ciencias Agrarias; Ciencias de la Salud; Ciencias Económicas; Ciencias Exactas y Naturales; Derecho y Ciencias Sociales; Humanidades; Ingeniería y Tecnología Informática, junto con nuestras escuelas de Hotelería, Gastronomía y Turismo, y de Lenguas y Estudios Extranjeros, estén aplicando un esquema virtual en los horarios programados originalmente para las clases presenciales.

Esto supuso una transformación radical, pero pudimos llevarla adelante apoyándonos en la experiencia de nuestra Facultad de Estudios a Distancia y Educación Virtual, que desde hace tres décadas imparte educación superior en esa modalidad.

-¿Cómo cambió el mercado donde opera la UB en la Argentina desde que rige el aislamiento por la pandemia del coronavirus, el 20 de marzo, hasta ahora?

-Un reciente informe de nuestro Centro de Estudios de la Educación Argentina, que dirige Alieto Guadagni, se refiere precisamente a este tema. Puntualiza que la interrupción del dictado de clases en la escuela, como consecuencia de la pandemia de COVID-19, está afectando a 177 naciones y a 1.300 millones de alumnos, obviamente de todos los niveles educativos.

Y lo más importante es que la mitad no tiene acceso a una computadora en el hogar y el 43% no tiene Internet. El informe también indica que, salvo que se puedan aplicar rápidamente tratamientos eficaces para controlar la pandemia de COVID-19, será problemático reabrir las aulas.

Para concluir, asegura que en Unesco se definieron al menos tres condiciones indispensables para volver a abrir las escuelas: la protección física, fundamentalmente las condiciones de higiene satisfactorias; la disponibilidad del personal escolar, en particular de los docentes, y la capacidad de las administraciones e instituciones para aplicar estrategias de aprendizaje acelerado.

Campus virtual para educar en medio de la pandemia

-¿Qué consecuencias en el corto y en el mediano plazo generarán la pandemia y las medidas preventivas contra ella en la UB y en el mercado donde opera en la Argentina?

-En la actualidad, contamos con la participación activa de todos nuestros alumnos en el esquema virtual, como decía anteriormente, que llevamos adelante en los mismos horarios programados originalmente para las clases presenciales.

Para ello, empleamos nuestro propio campus virtual junto con otras herramientas tecnológicas disponibles tanto para la concreción de las clases teóricas como para el seguimiento en vivo y la corrección de proyectos, trabajos prácticos y casos simulados, que aplican los diferentes conceptos del currículo de cada materia.

Con ese propósito, el rol tradicional de los docentes, con esta modalidad virtual, muta al de facilitadores del aprendizaje, en busca de orientar y guiar a los estudiantes para que alcancen los objetivos previstos.

Como veníamos desarrollando, desde hace varios años, un programa de formación de nuestros docentes en el mismo entorno virtual que se utiliza para los estudiantes, pudieran adaptarse rápidamente a las herramientas que la modalidad y la tecnología brindan para el proceso de enseñanza, además de adquirir en la propia práctica los conocimientos y experiencias necesarios que la función docente en entornos virtuales así requiere.

-¿Cómo evalúa la respuesta gubernamental en sus diferentes niveles (Nación, provincias, municipios) ante las consecuencias de la pandemia y el aislamiento en el mercado donde opera su empresa?

-Para responder esta pregunta, voy a citar el último sondeo de nuestro Centro de Opinión Pública, que dirige Orlando D’Adamo. Dicha encuesta señala que siete de cada diez personas evalúan como buena o muy buena la gestión del Gobierno nacional para enfrentar la pandemia de COVID-19.

En ese sentido, el 65% de los participantes del sondeo se manifiesta de acuerdo con extender el aislamiento social preventivo como herramienta para frenar la transmisión del coronavirus. No obstante, el 95% de los participantes del sondeo entiende que esta situación afecta a la economía de nuestro país.

-En el marco de la pandemia y el aislamiento, ¿qué medidas gubernamentales considera que hacen falta en el corto y en el mediano plazo?

-NS/NC.

La Universidad de Belgrano es uno de los centros de altos estudios privados más grandes de Buenos Aires.

La Universidad de Belgrano es uno de los centros de altos estudios privados más grandes de Buenos Aires.

Perfiles

Creada en 1964, la Universidad de Belgrano es una entidad privada sin fines de lucro con autonomía académica e institucional. Cuenta con Facultades de Arquitectura y Urbanismo; Ciencias Agrarias; Ciencias de la Salud; Ciencias Económicas; Ciencias Exactas y Naturales; Derecho y Ciencias Sociales; Humanidades; Ingeniería y Tecnología Informática, y Estudios a Distancia y Educación Virtual, junto con escuelas de Hotelería, Gastronomía y Turismo, y de Lenguas y Estudios Extranjeros, y un Departamento de Estudios de Posgrado y Educación Continua.

Avelino Porto es fundador y rector de la Universidad de Belgrano. También es cofundador de la Academia Nacional de Educación y de la Red Latinomericana de Cooperación Universitaria. Ciudadano ilustre de Buenos Aires, exministro de Salud de la Nación, es abogado graduado en la Universidad de Buenos Aires.