Coronavirus en Rusia: el país donde las cifras de muertes por covid-19 son "números incómodos que se disimulan"

Sarah Rainsford - BBC News, Perm, Rusia
·6 min de lectura
hospital de Perm
El número de enfermos y muertos en Perm se disparó en otoño pero recientemente se ha reducido.

Protegerse para un turno en la sala de covid-19 es un proceso que los médicos del Hospital Regional de Perm han perfeccionado durante meses de práctica.

Se ponen rápidamente los trajes desechables antes de atarse mascarillas de plástico a la cara. Luego, un colega les ayuda a ponerse una doble capa de guantes de goma pegados a sus muñecas.

Habiendo pasado ya un año de pandemia, el virus que este equipo está combatiendo es parte de la vida cotidiana y su cuidadosa rutina diaria es un recordatorio del riesgo.

En otoño pasado, la covid-19 golpeó con más fuerza en Perm, después de arrasar desde Moscú a través de las regiones, y el número de enfermos y muertos se disparó.

Pero en Rusia se habla muy poco del número de muertos por coronavirus.

Los datos completos que muestran el exceso de mortalidad no son secretos, pero nunca se destacan.

Y el recuento preliminar publicado cada día por el gobierno minimiza significativamente el impacto.

Los nombres y los números

Valery Gilyov se enfermó en septiembre con los síntomas clásicos de covid. Como guardia de seguridad en una estación de televisión de Perm, comenzó a publicar un diario en las redes sociales en el que describía las llamadas a ambulancias que nunca llegaron.

En su última publicación antes de morir, Gilyov escribió que finalmente estaba en el hospital pero se sentía "muy mal".

"Creo que podría haberse salvado", me dice su yerno Viktor Morzhin, recordando cómo a Valery le encantaba llevar a sus nietos a concursos de taekwondo y hip-hop.

"Creo que el servicio de salud, las autoridades, simplemente no estaban preparados para tantos pacientes".

En ese aumento de infecciones en otoño por covid, 2.388 personas murieron a causa del virus en Perm, según la agencia estatal de estadísticas de Rosstat.

Valery Gilyov
Junto con su última entrada en su diario, Valery Gilyov publicó una "selfie" con una mascarilla de oxigeno.

Pero los datos sobre el exceso de muertes en Perm, el número de personas que mueren por encima de la norma esperada, es el doble de esa cifra durante esos cuatro meses, según la misma fuente.

Mientras tanto, el recuento del gobierno de la ciudad solo ha llegado a 1.869 para toda la pandemia.

Mayor mortalidad en dos ciudades rusas

Exceso de mortalidad en Moscú: 28.233

En 2020: 149.281; en 2019: 121.048

Exceso de mortalidad en Perm: 5.683

En 2020: 40.123; en 2019: 34.440

Fuente: Rosstat

La historia del demógrafo

"Ni siquiera miro esos números", dice el demógrafo Alexei Raksha, y afirma que los datos diarios en Rusia se han "suavizado, redondeado, reducido" para verse mejor.

Los funcionarios siempre lo han negado.

Alexei trabajó en Rosstat durante seis años hasta que, dice, se vio obligado a irse el verano pasado por hablar demasiado sobre covid.

Pero indica que las cifras de Rosstat son fundamentales para evaluar el costo real de la pandemia y, como muchos expertos, utiliza el exceso de mortalidad como el mejor indicador.

"Si Rusia se detiene en 500.000 muertes en exceso, ese será un buen escenario", argumenta el ahora demógrafo independiente.

Calcula que el número actual de víctimas es de 450.000, un salto gigante con respecto a las 94.267 muertes publicadas en línea el 19 de marzo por la sede de covid en Rusia.

Sin embargo, incluso ese número más bajo rara vez es citado por los funcionarios.

"Con covid, eliges entre la economía y la vida de las personas, principalmente la vida de las personas mayores", así es como Alexei ve la lógica del gobierno.

Perm
El número verdadero de víctimas de covid en Rusia quizás se encuentre en el exceso de mortalidad.

Nos encontramos en una cafetería; no ha habido ningún bloqueo aquí desde la primavera.

"El Estado ruso eligió la economía. No lo dirán, pero es obvio", señala.

Resistir el confinamiento

La mayoría de las restricciones por covid se levantaron en todo el país en junio, en parte para llevar a cabo un referéndum que le permitiría a Vladimir Putin permanecer en el poder.

En Perm, el sistema de salud comenzó a sentir las consecuencias en otoño.

A principios de octubre, Artyom Boriskin publicó un video en línea que mostraba filas de ambulancias.

El enfermero de ambulancia recuerda haber tenido que dejar a los enfermos en casa porque los hospitales no tenían espacio para ellos.

Cuando los equipos de ambulancia comenzaron a contagiarse con covid, dice que los pacientes esperaron "de dos a 20 horas" para la llegada de asistencia, incluso varios días.

"Creo que las medidas tomadas no fueron suficiente para reducir el número de casos nuevos", argumenta Artyom.

Perm
En Perm el sistema de salud comenzó a sentir las consecuencias de la pandemia en otoño.

Y considera que el gobierno se resistió a un segundo confinamiento "porque entonces habría tenido que pagar a la gente" para que se quedara en casa.

"Las restricciones deberían haber sido más estrictas. Creo que habríamos tenido menos casos de enfermedad y menos muertes".

¿La inmunidad de rebaño?

Unos meses después, hay un pequeño indicio de primavera en las calles heladas de Perm.

También hay señales mínimas de la presencia de la pandemia más alláde las personas con mascarillas.

Las tiendas están abiertas, los autobuses están ocupados y el toque de queda para los bares solo comienza a la 01:00.

Pero en estos días, la tasa de infección es baja en Rusia, tal vez porque muchas personas ya han tenido el virus.

Putin
Putin

Alexei Raksha calcula que hasta un tercio de la población puede haber sido infectada, a juzgar por los datos de exceso de mortalidad.

Sin embargo, el hospital regional de Perm no ha dejado de admitir casos de covid.

"Logramos estabilizar este problema, pero no ha ido a ninguna parte", dice el médico jefe Anatoly Kasatov, de pie junto a una estatua de Lenin pintada en oro que ahora decora un pasillo del hospital junto con algunas macetas.

Pero no está de acuerdo en que el gobierno debería haberse impuesto confinamientos más estrictos.

La decisión la toman representantes de todos los ámbitos oficiales, señala, no solo la asistencia sanitaria.

Historia difícil

Raksha sugiere que hay otra razón por la que los rusos no se preocupan por los muertos como otros: este país ha experimentado una terrible agitación en su pasado reciente, con el colapso de la Unión Soviética.

"Los europeos o los estadounidenses no han vivido momentos malos como los años 90 en Rusia", apunta el demógrafo.

"Fue peor que la Gran Depresión en Estados Unidos. En comparación con aquellos tiempos, que los rusos todavía recuerdan, esta crisis de covid no es nada".

Las decenas de miles de familias directamenteafectadas nopiensan que es "nada", por supuesto.

Pero la narrativa oficial de Rusia, transmitida a las salas de los hogares a través de la televisión estatal, es que ha manejado esta pandemia mejor que la mayoría: que el país está en camino de la recuperación, justo cuando Europa se desliza hacia otro ciclo miserable de restricciones.

Los números incómodos aquí se disimulan. Las historias de los muertos simplemente no se cuentan.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.