“Estamos todos infectados”: el 'descontrol' durante las pruebas de coronavirus denunciado desde un hospital de Almería

M. J. Arias
·3 min de lectura

Este domingo, según ha contado una mujer contagiada por coronavirus en Almería, el Hospital de Poniente, en la ciudad, citó a un número de personas que había dado positivo en una prueba anterior para realizarse una segunda que confirmase su contagio. Estando allí, esta paciente anónima vio tal “descontrol” que decidió grabarlo con su teléfono móvil y enviárselo a La voz de Almería junto con su relato-denuncia de los hechos.

En su testimonio, recogido por el citado diario local, explica que lo “vivido en el Hospital de Poniente hoy [por el domingo] ha sido un auténtico descontrol, parecía una película de Torrente en lugar de un hospital en el que te hacen las pruebas del coronavirus”. Una película del popular personaje cinematográfico de la saga creada por Santiago Segura pero por lo caótico no por lo divertido, que, ha dicho, no lo fue en ningún momento.

La imágenes fueron grabadas en el túnel de Urgencisa del hospital y en ellas se ve un fila de coches y un puesto con una mesita en la que se observan una pantalla, gel desinfectante y, como se escucha decir a la denunciante en el vídeo, un cubo de residuos al que cualquiera puede acceder ya que no hay nadie que lo controle o vigile.

La testigo de lo sucedido el domingo en el denominado ‘autocovid’ ha explicado a La Voz de Almería que la llamaron para que fuese a repetirse las pruebas en las que había dado positivo porque había habido fallos y tenían que repetirles la prueba. Acudió la llamada y, como tantos otros, se presentó en el hospital en su coche esperando en fila para que les realizasen el test de nuevo.

“Cuando he llegado había decenas de coches que estaban pasando por el ‘autocovid’ y me ha llamado la atención que de los sanitarios que había algunos estaban protegidos con un EPI completo y otros, solo con mascarilla y una bata de esas de tela. Ya me da que pensar que quien te hace la prueba este apenas protegido, pero la indignación ha sido total una vez que los sanitarios han comenzado a quitarse ahí mismo los EPI y han comenzado a marcharse sin dar ninguna explicación”, ha relatado.

Eso ocurrió después de que ella llevase ya hora y media esperando. Ante la marcha de los sanitarios, algunos de los ocupantes de los vehículos decidieron salir de los mismos para fumar. Acto para el que se desprendieron de la mascarilla. Fue en ese momento en el que decidió grabar la escena que ha publicado el diario almeriense.

A una de esas personas que se bajó a fumar le recriminó su actitud y su respuesta fue que el contagiado era su hijo, que seguía dentro del coche. “No me lo podía creer, qué estamos todos infectados y no hay ninguna seguridad ni control. Y, para colmo, todos los desechos en la mesa que utilizan para realizar la prueba, lo que es un foco de contagio”, ha criticado.

Esta paciente anónima señala que es necesario denunciar situaciones como la vivida por ella porque con actos así “se está poniendo en peligro a muchísima gente”. Además, ha señalado que “no es solo una cuestión de responsabilidad de los pacientes que hoy hemos acudido a repetirnos la prueba, es que los propios sanitarios no han cuidado en ningún momento porque allí no se cumplieran las normas. Luego vemos los rebrotes que está habiendo y esto no se puede quedar sin denunciar”.

Por otro lado, también ha asegurado que, pese a haber dado positivo hace una semana, nadie ha contactado con ella ni para hacerla seguimiento ni para establecer con quién ha podido estar en contacto y hacerles a ellos también la prueba.

Más historias que te pueden interesar: