Coronavirus modifica celebraciones en Europa, y mantiene saldo elevado en EEUU

1 / 5

Coronavirus modifica celebraciones en Europa, y mantiene saldo elevado en EEUU

La epidemia de coronavirus obliga a celebrar el viernes los 75 años del final de la Segunda Guerra Mundial en un encierro total, y mantiene su virulencia en Estados Unidos, donde el número diario de muertes no disminuye.

Más de 2.400 pacientes perecieron en las últimas 24 horas en los Estados Unidos, con más de 75.500 muertes en total. Después de haber registrado más de 3.100 muertes diarias a mediados de abril, el país parece estancado en una "meseta" de la que no logra descender.

Y si la epidemia se desacelera en Nueva York, que sigue siendo el epicentro con más de 20.000 muertes confirmadas o probables en ese Estado, han aparecido otros focos, como la región alrededor de la capital, Washington.

En Europa, la pandemia ha provocado la muerte de más de 150.000 personas, en particular en el Reino Unido (30.615), Italia (29.958), España (26.070) y Francia (25.987), según el conteo realizado el jueves por la tarde por AFP con base en cifras de fuentes oficiales, muy probablemente subestimadas.

Es en este contexto lúgubre que países europeos conmemoran el 8 de mayo, que será diferente a cualquier otro desde la capitulación de Alemania en 1945.

En Estados Unidos, el Ministerio de Defensa organizó un "Día de la Victoria en Europa" totalmente virtual, con una transmisión en vivo en su sitio web y redes sociales.

"Aunque enfrentamos desafíos significativos con el Covid-19, nuestro compromiso de recordar la valentía y los sacrificios de nuestros veteranos de la Segunda Guerra Mundial no cambiará", dijo el Ministro de Defensa, Mark Esper.

La reina Isabel II se dirigirá a los británicos el viernes por la noche, por segunda vez desde el comienzo de la pandemia de Covid-19. En lugar de las fiestas callejeras y las procesiones de veteranos, que fueron canceladas, el gobierno ordenó a la población celebrar en casa, ofreciéndoles ideas para juegos o recetas de cocina.

En París, el presidente Emmanuel Macron presidirá una ceremonia en un formato muy limitado en los Campos Elíseos, en presencia de los principales líderes políticos y militares, pero sin público.

- Salida gradual -

Este viernes, Barcelona reabre sus playas por la mañana para hacer deportes. España, uno de los países más afectados por la pandemia y que implementó un confinamiento estricto, comenzará su primera fase de salida de la cuarentena durante el final del fin de semana.

España, sin embargo, mantiene la cautela, como lo dejó en evidencia un chófer de ambulancia de la región de Barcelona, llamado a cuidar a un hombre de más de 60 años que perdió el conocimiento: "No puedes confiar en nada porque ahora todos somos sospechosos. Tenemos que protegernos, no tocar nada, lavarnos bien, y eso nos mantiene en constante tensión", dijo.

El lunes 11 de mayo se perfila como el día de inicio del Gran Desconfinemiento en Europa, incluso si será diferenciado y progresivo, entre la flexibilización y la reapertura limitada. Afectará a Francia, el Reino Unido, Bélgica, Holanda, Bélgica, la República Checa, Grecia y Ucrania.

En Francia, donde murieron alrededor de 26.000 personas por la Covid-19, se restablecerá la libertad de movimiento pero con restricciones para las áreas "en rojo", donde la circulación del virus es más activa, con una mayor presión sobre el sistema hospitalario.

En el Reino Unido, el primer ministro Boris Johnson, sobreviviente de la enfermedad, pidió paciencia a los británicos, tres días antes de un discurso en el que debe anunciar una relajación "muy limitada" de ciertas restricciones.

Bélgica, el país más golpeado en relación al tamaño de su población, reabrirá negocios no esenciales el lunes. Por el contrario, la ciudad de Moscú anunció el jueves el uso obligatorio de la máscara en el transporte público, y una extensión de su confinamiento hasta el 31 de mayo.

Rusia, que pareció protegida durante mucho tiempo, experimentó un fuerte aumento en el número de casos detectados.

El miércoles, Alemania, con cifras de infección "muy satisfactorias" según su canciller Angela Merkel, había decidido levantar casi todas las restricciones impuestas desde mediados de marzo.

Fuera de Europa, California, el primer estado de Estados Unidos que ha decretado el confinamiento para detener el coronavirus, comenzará a relajar ciertas medidas el viernes.

En el aspecto médico, un estudio publicado el jueves y realizado en hospitales de Nueva York estableció que la administración de hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria, no mejoró ni deterioró significativamente la condición de pacientes gravemente enfermos con el coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrece una conferencia de prensa en Ginebra el viernes sobre el origen zoonótico del nuevo coronavirus y el posible vínculo con los mercados de alimentos.

- Desigualdades históricas -

América Latina y el Caribe superaron este jueves los 319.000 casos del nuevo coronavirus, que ha causado la muerte de más de 17.000 personas en la región, según un balance de la AFP con datos oficiales.

Brasil, con 210 millones de habitantes, es el país que registra más casos registra con 135.106 infectados y 9.146 muertos. Le sigue Perú, con 58.526 contagios y 1.627 fallecidos.

La mortalidad en Brasil azota especialmente a los más desfavorecidos, sobre todo a la población negra. "La pandemia ahonda las desigualdades históricas heredadas de la esclavitud", afirmó Emanuelle Goes, del instituto Fiocruz de Río de Janeiro.

En la noche del jueves, el ministro brasileño de Economía, Paulo Guedes, advirtió que las medidas de aislamiento pueden provocar el "colapso" económico y social en el gigange sudamericano.

"Aunque el pueblo tenga dinero en la mano, dentro de unos 30 días puede empezar a haber carencias en las estanterías [de las tiendas] y a desorganizarse la producción, entrando en un sistema de colapso económico, de desorden social", declaró Guedes.

El ministro se sumó así a la campaña del presidente Jair Bolsonaro, que critica las medidas de aislamiento social.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidió a los gobiernos que sean "cautelosos" a la hora de aligerar las medidas de confinamiento, y advirtió que la transmisión "es aún muy alta" en Brasil, Ecuador, Perú, Chile y México