Coronavirus: golpeado por Latam, Piñera busca evitar que se hunda la economía chilena

Víctor García

SANTIAGO, Chile.- La crisis provocada por la pandemia se expande a través de sus múltiples aristas y refuerza en Chile el convencimiento que lo peor está por venir. El país sumó otra jornada negativa y en las últimas 24 horas, se registraron 3964 nuevos casos y 45 fallecidos porcoronavirus . Por ello, y considerando que en sólo una semana se contabilizaron casi 300 muertos y la ocupación nacional de camas de terapia intensiva es del 86%, el gobierno también lidia con otro frente y que se vincula con los severos problemas financieros que genera la pandemia y que abarcan desde la caída en la productividad, hasta el cierre de comercios y el aumento de la cesantía.

Coronavirus. Desesperación en un hospital de Chile: colapsó y deben elegir a qué pacientes internar

El llamado a concurso de acreedores en Estados Unidos de la aerolínea chilena Latam, la más grande de la región, que en su momento tuvo al actual presidente Sebastián Piñera como su principal accionista, se colocó como caso testigo sobre cuál será la reacción del gobierno ante la crisis económica.

Latam. Las claves de la crisis que atraviesa la mayor línea aérea de la región

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la caída del PBI podría ser del 4,5% para Chile en 2020. En ese escenario, el presidente Piñera llamó a todos los sectores políticos a un "gran acuerdo nacional" para alcanzar tres objetivos: combatir el Covid-19; concretar un plan de protección social; y reactivar la economía.

La Moneda anunció que su nuevo plan de reactivación de la economía tendrá un énfasis especial en la recuperación de la capacidad para crear empleos y oportunidades, mejorar los salarios y los ingresos, e incrementar la inversión en medio de un panorama pesimista y en el peor momento productivo del país. Según los analistas locales, el Indicador Mensual de la Actividad Económica (Imacec) que rige en Chile, podría descender en abril en torno al 8% y en mayo profundizar esa contracción en un 10% o 12%.

"Si bien el informe de Banco Central estableció que durante el primer trimestre la economía chilena creció 0,4%, en marzo las cosas ya venían mal y al final tuvimos una caída en un 3,5%. Aquello es sólo la punta del iceberg porque ciertamente tendremos cifras muy duras en el próximo trimestre. Y a pesar de que se han entregado recursos, y ya llevamos cerca de un 9% de déficit fiscal por las medidas, la gente todavía no siente que el Estado les está dando soluciones efectivas o reales", planteó Víctor Salas, economista y académico de la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de Santiago.

Al igual que varios países de América Latina, los sectores más dañados de la economía chilena fueron el comercio, turismo, transportes y servicios, lo que afectó directamente a una suba de la cesantía. En abril, 233.115 chilenos perdieron su trabajo, pero probablemente la cifra de desempleo aumentará en más de un 15%, una tendencia reflejada en la numerosa cantidad de personas que está viviendo del sector informal.

"Para ello se aprobó la ley de protección al empleo, y me parece que ha sido una buena herramienta", planteó Tomás Flores, exsubsecretario de Economía del primer gobierno de Sebastián Piñera. "Si tu negocio no tiene ventas, como un restaurante por ejemplo, en lugar de despedir a un trabajador la empresa se acoge a esta ley y empieza a cobrar su seguro de cesantía, que es cerca del 70% del ingreso promedio que tenía en los últimos tres meses. Si se acaba el saldo del trabajador, se activa el seguro solidario y, al mismo tiempo, el empresario sigue pagando su seguridad social y la idea es que el trabajador regrese a su lugar de trabajo cuando el negocio reabra", explicó el académico sobre la norma a la que ya se han acogido más de 600.000 trabajadores, de un universo aproximado de 9,5 millones.

Las grandes empresas también están en el ojo del gobierno y desde el Ministerio de Hacienda anunciaron medidas para ir en su ayuda como la idea que el fisco actúe como aval de las compañías que se encuentren financiero. Según informó el medio chileno Diario Financiero en su edición electrónica, se evalúa el cobro de una comisión a esas firmas o que el propio Estado tenga participación sobre sus acciones.

El efecto Latam

En tanto, los chilenos reaccionaron con sorpresa ante la información que Latam Airlines inició un proceso de reorganización financiera bajo la ley de quiebras de Estados Unidos. La compañía pidió el concurso de acreedores en un tribunal neoyorquino, asfixiada por el estancamiento de sus actividades y la dramática baja de sus operaciones aéreas, con un pasivo que alcanza los US$10.000 millones.

"Este proceso nos permite seguir buscando ayuda de los gobiernos o de alguna otra institución financiera", dijo Roberto Alvo, el CEO de la mayor aerolínea de América Latina y que cuenta entre sus accionistas a la familia Cueto en Chile, la familia Amaro en Brasil, Delta Air Lines Inc., así como el inversionista Qatar Airways.

Las reacciones se sucedieron en el país y se originó un debate la posibilidad que el gobierno acuda al rescate financiero de la compañía, tal como lo planteó Ignacio Briones, ministro de Hacienda.

"Me parece que hay bastante elementos objetivos para declararla como empresa estratégica", planteó la autoridad sobre el futuro de la aerolínea, cuyo origen está en la chilena LAN y quien tuvo en su minuto a Sebastián Piñera como su principal accionista, años antes de su fusión con la brasileña TAM en 2011.

"En Chile ya no existe esa identificación afectiva con esa compañía porque se convirtió en una multinacional. La empresa se privatizó en 1989 después de la dictadura, luego tuvo mucho éxito, pero hoy respaldarla no asoma muy coherente en medio de una disputa de recursos", expresó el economista Víctor Salas.